Billetes de depósito

Billetes de depósito

243
0
Compartir
Eduardo Betancourt

COTIDIANAMENTE LOS ÓRGANOS DE JUSTICIA PIDEN A PARTICULARES

… que expidan por diversas causas billetes de depósito, mismos que son guardados en los tribunales en sus cajas fuertes.

Mediante ello se pretende garantizar pagos diversos; lo interesante del tema, es que, cuando un particular reclama la entrega de un billete de depósito, los jueces, bajo su bien conocida conducta mañosa, se niegan a entregarlos, argumentan una infinidad de razones, pero lo cierto es que son malhechores que con la ley en la mano se apoderan de lo ajeno.

Nótese un delincuente que se dedica al hurto, arriesga su vida y sin duda, por lo menos su libertad, pero los inmorales jueces, para quedarse con lo que no es suyo, simplemente niegan, insisto, por argucias legaloides, el no devolver dichos billetes.

Los billetes de depósito son expedidos por BANSEFI, otro órgano conformado por sinvergüenzas, que si logra usted que un juez libere un billete de depósito, para cobrarlo tiene que pasar un sinnúmero de requisitos, la idea es clara, nunca pagar el monto reclamado.

Tal dinero se queda en los bolsillos de los jueces y magistrados, quienes entran en contubernio con funcionarios de BANSEFI y al final falsifican firmas y realizan maniobras descaradas para hacerse de cantidades millonarias.

Recientemente fue un caso dramático el que se dio en un juzgado menor de los que ahora se encuentran en Iztapalapa, donde una jueza, con tremendo descarado y cinismo, pidió se le entregara el 20% del total de los billetes de depósito que se pretendía cobrar.

Los afectados acudieron ante el Consejo de la Judicatura de la Ciudad de México y lo único que obtuvieron fue perder el tiempo. La jueza se salió con la suya y los billetes jamás fueron regresados.

Definitivamente urge un cambio de personas, más que de leyes y nos referimos nada más y nada menos que a los jueces, entre los cuales sin duda hay excepciones, pero que en su inmensa mayoría, son corruptos al servicio de las causas más perversas de la sociedad.