Zancadillas y tropezones de Negrete

Zancadillas y tropezones de Negrete

385
0
Compartir

CIUDAD DE MÉXICO.– “Con esos amigos para qué quieres enemigos”, así reza el refrán y así le pasa al alcalde Manuel Negrete, en Coyoacán. Las divisiones al interior del equipo del exfutbolista son más que evidentes y todo se refleja en la serie de tropiezos que ha cometido durante su administración.

Pareciera que su equipo se ha empeñado en frenar la administración de Negrete y hundir la popularidad del mundialista, ante la falta de respuestas y la ola de críticas por la corrupción. Mientras el alcalde procura una política “cercana a la gente”, en sus recorridos lo único que recibe son quejas por la falta de atención de denuncias por parte de sus colaboradores y es que a un año de su administración, las cosas no sólo no han cambiado, por el contrario, han empeorado.

A diario, las redes sociales le tunden con descalificaciones y evidencian los casos de corrupción de sus funcionarios sin que nada pase.

Los mayores escándalos los ha provocado la Dirección General Jurídico y de Gobierno con Farid Barquet, quien no ha podido dar gobernabilidad a la alcaldía y ha optado por la corrupción abierta a través de sus subordinados, así se teje una cadena de corruptelas en donde el director de Gobierno establece los cobros y cuotas que deberán recaudarse, ya sea en giros negros y negocios para no clausurarlos, o en las calles con el comercio ambulante, en donde cualquier espacio tiene precio.

También es notorio el nepotismo de Barquet, pues además de ser su pareja sentimental la licenciada Elba Olivia Betancourt Mascorro y vivir juntos, ocupa la Coordinación de Derechos Humanos y Equidad de Género.

Lo mismo sucede en los mercados públicos en donde las cédulas y los tramites de los locatarios se venden abiertamente a precios de oro, o bien, se desvía el cobro de sanitarios controlados por la familia directa del jefe de mercados, José Abel Medina Martínez, quien ya habría sido suspendido por la Secretaría de la Contraloría por presuntos actos de corrupción.

Los permisos para festividades se otorgan abiertamente y sin ninguna supervisión, lo cual hace tan común que se vendan bebidas alcohólicas abiertamente en la calle y se sature de puestos de comida, claro está, con su debida cuota.

Las cosas se le complican cada vez más a Negrete, pues no sólo es la corrupción de sus funcionarios, sino también la inoperatividad de los mismos, lo cual ha generado que esté a punto de no realizarse la obra de remodelación del Mercado Artesanal, perdiéndose 12.8 millones de pesos.