Dardo con grito

Dardo con grito

721
0
Compartir

LOS DARDOS DE BRACHO
CARLOS BRACHO

¿QUÉ HACER PARA QUE EL GRITO DE HIDALGO NO SE ESFUME?

Los mexicanos, o sea: todas las mujeres que engalanan nuestras fiestas, nuestra cultura; y todos los hombres que con su trabajo y sus aportaciones intelectuales y manuales le dan vida a nuestra república, y a los políticos, les pregunto: ¿Qué debemos de hacer para que el Grito de Hidalgo no quede solo en grito de dolor lanzado al aire y cuyo sonido se esfume en la nada? ¿Qué hacer para que el Grito dado en la Iglesia del pueblo de Guanajuato no sea vacío, sin una sustancia política, social y/o económica? ¿Qué, o cuál es la tarea más importante a realizar para no sucumbir en alguna debacle económica? ¿Cuáles pasos debemos de cumplir a carta cabal, todos los mexicanos, para lograr vivir en un México en paz y en donde no reine la violencia, sino la tranquilidad y el buen vivir de las familias?

Bueno, antes de que ustedes amigas luchadoras se lancen a contestar estas simples preguntas, antes de que los amigos conscientes me digan su parecer sobre esta pequeña encuesta, antes de eso, digo también que es menester decir un poquito más sobre el ya nuestro Grito de Independencia, va: El cura Hidalgo, acompañado por Ignacio Allende y Aldama, entre otros valientes personajes, y que ellos, en días anteriores habíanse reunido en la casa de la Corregidora para revelarse y guardar sana distancia con la Corona española; y apremiado por el tiempo y las circunstancias adversas, Hidalgo hizo sonar las campanas de la iglesia del pueblo de Dolores, enclavado en el estado de Guanajuato. Tañidos que se escucharon en todo el vecindario. Reunido el pueblo ante ese llamado, el cura Hidalgo, en su breve alocución a los azorados escuchas, les recordó los sufrimientos, los maltratos y desprecios que los españoles había inflingido a los mexicanos durante la odiosa ocupación real, y que por lo tanto había que liberarse de ese yugo.

Compartir
Artículo anteriorTermómetro
Artículo siguiente¡Ay, Nenuco!