El estado de la Constitución

El estado de la Constitución

371
0
Compartir

DESDE FILOMENO MATA 8
MOURIS SALLOUM GEORGE
@vocesperiodista

SI UNA INSTITUCIÓN POLÍTICAMENTE MORAL Y REPUBLICANA…

pero indefensa, tiene derecho propio a pegar el grito la noche del próximo 15 de septiembre, es la Constitución de 1917, que recogió, en lo fundamental, el espíritu del Constituyente de 1857.

Con justa razón: Ha sufrido en poco más de 102 años 623 intervenciones quirúrgicas. Muchas de ellas por cesárea o fast track. En algunas de ellas, varios artículos básicos han sido acompañados por gemelitos: Los llamados transitorios, como las letras chiquitas de los contratos leoninos.

Los gobiernos Para vivir mejor y Mover a México, los de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, respectivamente, se fueron hasta la cocina: 264 enmiendas.

El artículo constitucional más agredido es el 73, referido a las facultades del Congreso de la Unión: 77 reformas para darle más facultades a las cámaras legislativas, que las han empleado para darle más poder al Estado neoliberal, a expensas del derecho ciudadano.

Desde el punto de vista político, el principio más vulnerado se condensa en el lema Sufragio efectivo No reelección, que animó el movimiento armado de 1910. Se acomodó a las ambiciones de poder de Álvaro Obregón. En el pecado, el sonorense llevó la penitencia: Fue asesinado, ya reelecto, el 18 de julio de 1928.

Lo relevó Emilio Portes Gil. El tamaulipeco se lleva las palmas con el veracruzano don Adolfo Ruiz Cortines. Son los mandatarios que menos manos metieron a la Carta fundamental.

Carlos Salinas de Gortari fue facilitador de la catástrofe nacional: Legisló (artículo 82) para que hijos de extranjeros pudieran acceder al poder presidencial: El beneficiario del retroceso fue Vicente Fox Quesada. Para cuando se lanzó como candidato, ya había cambiado su segundo apellido, de origen español.