El terrible Porfirio

El terrible Porfirio

341
0
Compartir
Eduardo Betancourt

ALLÁ EN LOS AÑOS 60 CONOCÍ A PORFIRIO MUÑOZ LEDO…

hombre de talento indiscutible pero siempre polémico y, con un sinnúmero de aspectos que le favorecían y otros por el contrario lo descalificaban.

Con gran habilidad logró colocarse en el Gobierno de Luis Echeverría Álvarez, inclusive se le mencionó como precandidato a la Presidencia de la República.

Su estrella política empezó a decaer y con gran destreza se acercó al ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano e inició una batalla para democratizar al país, ahí tuvo enfrentamientos, diatribas de toda naturaleza. Se le ubicó como un democratizador y, en esa posición se ha mantenido en los últimos años, originalmente en el PRD y ahora en el Partido Morena, donde fue designado Presidente de la Cámara de Diputados dónde se vio envuelto en una vorágine ya que quería reelegirse, contrario a los reglamentos de la propia Cámara de Diputados; al final sensatamente se abstuvo de una pretensión ilegal.

Lo cierto es que Porfirio para muchos sigue siendo un luchador, pero para otros es un advenedizo y aprovechado, con el gran defecto de su inclinación etílica. Porfirio pasará a la historia, como un personaje que despierta pasiones reconocimientos y críticas, una de ellas la recuerdo con pena que habiendo cursado la carrera de abogado en la UNAM jamás se tituló y otro escándalo también de grandes dimensiones fue el que en estado inconveniente, siendo embajador de México en las Naciones Unidas, tuvo un altercado violento y de golpes con un ciudadano norteamericano. Al final de cuentas, en nuestro país y más en materia política, hay muchos Porfirios.