Bares de la mala muerte

Bares de la mala muerte

541
0
Compartir

No habían pasado aún ni 24 horas del ataque armado en el bar Foro San Ángel, ubicado en Río San Ángel 84, colonia Guadalupe Inn, alcaldía Álvaro Obregón, donde fue ejecutado un narcomenudista de La Unión, apodado El Woody, cuando de nueva cuenta un hecho de sangre se registró en otro antro en la alcaldía de Tlalpan.

En esta ocasión tres jóvenes fueron baleados cuando salían del Bar The Flow, ubicado en Canal de Miramontes, colonia Residencial Coapa, alcaldía de Tlalpan, en lo que se presume se trata de un nuevo ajuste de cuentas entre bandas criminales que se disputan el control de ese tipo de negocios.

En la puerta del bar quedó muerto Roberto Zamora, de 30 años, quien iba acompañado por su novia de 16 años y otros dos sujetos que resultaron heridos y fueron trasladados a distintos hospitales. Mientras los agresores huyeron del lugar luego del ataque.

En la escena del crimen, los peritos encontraron varios casquillos percutidos y la policía no ha revelado el móvil del ataque, pero de un inmediato comenzaron a correr rumores de una disputa entre La Unión de Tepito y un sujeto apodado El Guerrero, lo cual ya es investigado.

FUEGO AMIGO

Mientras se llevan a cabo las pesquisas en esta nueva ejecución en un bar de la capital, la policía informó que el móvil de la balacera en el bar Foro San Ángel se debió a una disputa en la zona vip del lugar, ubicada en el segundo piso, donde alrededor de las 4:10 de la mañana se encontraban en dos mesas, acompañados de escorts venezolanas y colombianas, en una El Manzanas y en otra El Bandido o Cara Puerca, ambos cabecillas de La Unión y la balacera se desató porque no se conocían y se “miraron feo”; ambos se encararon y se dispararon; fue entonces cuando entró Emmanuel González, El Woody, en defensa de El Bandido, para quien trabajaba como dealer, el cual recibió un balazo y herido intentó escapar, pero en las escaleras lo remataron de un tiro en la cabeza. Los cabecillas resultaron ilesos y escaparon del lugar antes de la llegada de la policía, no sin antes jurar vengarse.

DATO

GUARIDAS

Los bares de la capital se han convertido en los principales centros de reunión de bandas criminales, donde también se distribuyen todo tipo de drogas y eso ha generado infinidad de hechos de sangre.