Los emisarios del pasado…

Los emisarios del pasado…

567
0
Compartir
FOTO: MOISÉS PABLO /CUARTOSCURO.COM
Galileo Galilei

AL INTERIOR DEL SINDICATO ÚNICO DE TRABAJADORES DEL…

…Gobierno de la Ciudad de México (SUTGCDMX), empezaron las patadas bajo la mesa, deslealtades y reacomodos naturales, inmediatamente después de que Héctor Castelán Moreno fue nombrado dirigente interino por seis meses, tiempo en que alineara los estatutos acorde a la actual ley laboral para que sea ratificado o se elija al nuevo presidente.

Todos estarán obligados a jugar con las nuevas reglas de la democracia para la elección de dirigentes seccionales y de la presidencia del SUTGCDMX, aunque emisarios del pasado se niegan a perder privilegios y empezaron a jugar a las vencidas en las 42 secciones sindicales.

Un caso particular es el caso de la sección 7 que representa a 4 mil trabajadores de los panteones en la Ciudad de México. Todos se encuentran unificados en torno a su líder Alejandro Marín, por la simple y sencilla razón que les ha respondido en todo momento.

En octubre se elegirá al nuevo dirigente seccional o se ratificara, sin embargo, nuevamente los emisarios del pasado, desde los sótanos del drenaje sacaron a un personaje que los trabajadores rechazan, Oswaldo Medinilla Nequiz, de la alcaldía de Iztapalapa. Su único mérito es agarrar todo lo que le pongan enfrente.

Quienes lo conocen lo ubican con un negro historial de corrupción que si la Contraloría y la PGJCDMX, le rascaran un poco, no podría comprobar lo que tiene con el sueldo que gana.

Y las movilizaciones que se llevaron a cabo contra la Secretaría de Finanzas, en realidad fue artificial con el único fin de empañar el trabajo del Subsecretario de Desarrollo y Capital Humano, Jorge Luis Bazaldúa.

Quien tiene estrellita es María del Rocío Franzioni Lobo, al cargar con la responsabilidad para llegar a un acuerdo con el gobierno de la doctora Claudia Sheinbaum, quien en todo momento mostró sensibilidad y calidad humana para con los trabajadores que no serán instalados en un edificio que no garantiza total seguridad.

Compartir
Artículo anteriorDardo soñador
Artículo siguienteHuixquilucan, crece…