Magnicidio como regresor

Magnicidio como regresor

454
0
Compartir
(AP Photo/Evan Vucci)

DESDE FILOMENO MATA 8
MOURIS SALLOUM GEORGE

EN 1994, CARPIZO METIÓ CONFUSIÓN AL PROCESO DE SUCESIÓN

Pues claro que un magnicidio cambia el rumbo de la Historia. Y con qué profundidad. En menos de un lustro (1963- 1968) fueron asesinados los hermanos Kennedy. John, en ejercicio del poder presidencial, en noviembre de 1963, en Dallas, Texas. Bob, en junio de 1968, en campaña presidencial, en Los Ángeles, California. Ambos eran demócratas.

Desde el primer magnicidio, se dio por sentada la mano de las mafias norteamericanas. Historiadores estadounidenses concluyen que, después de esos crímenes, se restableció en la Casa Blanca La presidencia imperial.

En la fase culminante iniciada en 2017, el republicano Trump ha relanzado rabiosamente La Guerra Fría y colocado al mundo en el umbral de la Guerra Nuclear. La historia que se inició en México el 21 de agosto de 1994, cambio de página: Por estas horas, el 22 de agosto de 1994 el árbitro electoral confirmaba el triunfo del candidato presidencial del PRI, Ernesto Zedillo Ponce de León, en las jornadas electorales de 24 horas antes.

Fue, aquel año, en que se habló del voto del miedo. En el centro de la escena estuvo el secretario de Gobernación de Carlos Salinas de Gortari, Jorge Carpizo. El histriónico campechano le metió confusión al proceso de sucesión presidencial: Nunca quedó claro el sentido real de su súbita renuncia presentada a lomo de las campañas el 24 de junio, sólo para retirar su dimisión el 25 de junio.

“Voto del miedo”, explicamos, porque el 1 de enero de 1994 irrumpió armado el escenario político-electoral el Ejército Zapatista de Liberación Nacional: El 23 de marzo fue ejecutado el candidato presidencial del PRI, Luis Donaldo Colosio. Seis meses después, el 28 de septiembre, fue asesinado el secretario general del PRI y coordinador de la bancada tricolor en San Lázaro, José Francisco Ruiz Massieu, potencial prospecto presidencial para 2000.

Compartir
Artículo anteriorDe vuelta
Artículo siguienteTe esperan CAM