De la mano de Mariota

De la mano de Mariota

374
0
Compartir

Ciudad de México.– Aunque hace algunas temporadas, Marcus Mariota maravilló a la Liga siendo un tipo de grandes alturas, ahora mismo se convirtió en una incógnita en la Liga, y los magros resultados de los Tennessee Titans se reflejaron en su baja considerable de nivel.

El quarterback de origen hawaiano ahora tendrá que disputarse el puesto con un lanzador que viene de los Miami Dolphins: Ryan Tannehill, una estrategia que, a todas luces, lo que busca es ponerle presión al que suponía ser el estelar en los controles.

De hecho, porque el deporte suele ser muy cruel cuando se habla de tiempos o caducidad, parece que el mismo se le agota a Mariota para convertirse en el mariscal de campo franquicia de este equipo, que además edifica sus esperanzas en que éste los lleve a la Postemporada.

En lo que se refiere al manejo de la estrategia, como sucedió con varias organizaciones, los Titanes le confiaron el puesto de entrenador en jefe a un joven de la nueva camada: Mike Vrabel, excoordinador defensivo de los Texans, y al menos la apuesta no fue tan negativa, pues el equipo se quedó a nada de conseguir uno de los boletos como Comodín en la Conferencia Americana (AFC).

Sin embargo, a fuerza de ser sinceros, sin que pase por el talento del propio Vrabel, estará supeditado a lo que haga o deje de hacer la ofensiva, para pensar en escenarios más amables.

Con el talento que tiene Tennessee, tanto en defensa como en ataque, sus aspiraciones rondan en esta vez sí validar un pasaporte como Comodín, pero, aunque pareciera injusto, el tal Mariota será la piedra angular de ello.