Uber, transporte de terror

Uber, transporte de terror

411
0
Compartir
Foto internet

CIUDAD DE MÉXICO.– Noches de terror vivieron dos mujeres a bordo de automóviles de la empresa Uber, pues una fue violada en Azcapotzalco al salir de un antro, y la otra secuestrada, ambas por choferes de esa empresa que presta su servicio vía aplicaciones.

“ME IBA A MATAR”

Brenda de la Mora era una usuaria frecuente de Uber, por lo que nunca se imaginó los minutos de terror que viviría a bordo de uno de esos vehículos, pues pidió uno para ir de la Central Camionera del Norte a Masaryk, en Polanco, pero el conductor desvió la ruta y se enfiló a Ecatepec.

En el camino iba amenazando a Brenda con una pistola que le puso varias veces en la cabeza, fueron los 30 minutos más horribles de su vida, pues no conforme con llevarla secuestrada y de haber arrojado su celular por la ventana para que no pidiera ayuda, su agresor le decía una y otra vez que la iba a matar. Por su cabeza pasaron miles de cosas, por lo que en un intento desesperado por salvar su vida, logró maniobrar para descontrolar al conductor y se arrojó del vehículo en marcha. Luego corrió y gritó para pedir auxilio.

“Tomé todas las precauciones cómo asegurarme que coincidiera el vehículo, placas y conductor con el de la imagen y no fue suficiente. Hoy esta persona tiene toda mi información personal y está libre”, acusó.

OTRO ATAQUE

Unas horas después, otra joven, de 22 años, denunció ante la Fiscalía de Delitos Sexuales de la Procuraduría capitalina que uno de los conductores de Uber abusó sexualmente de ella a bordo del automóvil.

La joven narró que el fin de semana acudió al bar Terraza Madero, en el Centro Histórico, y al salir solicitó el servicio de uno de los vehículos a través de Uber. Durante el trayecto, el conductor Armando ‘N’ le hizo la plática y al llegar a Azcapotzalco, le solicitó permiso para comprar una bebida.

Tras unos minutos, el chofer regresó y le ofreció una de las bebidas a la joven, sin embargo, una vez que comenzó a ingerirla se sintió mareada, lo que aprovechó el empleado de Uber para detener el vehículo en una zona oscura y violarla; luego la abandonó cerca de su domicilio.