Comida y balas: mezcla mortal

Comida y balas: mezcla mortal

745
0
Compartir

Después del doble crimen de Plaza Artz, ahora ejecutan a otro hombre en El Pibe Argentino

 

Las balas se mezclaron con los alimentos de un comensal al interior del restaurante El Pibe Argentino, ubicado en avenida Javier Rojo Gómez y Sur 20, en la colonia Agrícola Oriental, alcaldía Iztacalco.

La víctima, identificada como José “N”, de 54 años de edad, al parecer de nacionalidad argentina, se encontraba en una mesa degustando unos cortes argentinos, cuando hasta él llegó un hombre que lo saludó amablemente y luego le disparó en cinco ocasiones a quemarropa hasta causarle la muerte.

Los clientes y empleados estupefactos ante lo sucedido se tiraron al piso y debajo de las mesas para ponerse a salvo, mientras el pistolero caminó tranquilamente hacia la puerta de salida del establecimiento y se esfumó; cuando la policía llegó ya era demasiado tarde y los agentes sólo se limitaron a acordonar el restaurante para permitir que los peritos llevaran a cabo las primeras investigaciones. Así, en tan sólo dos minutos, se cumplió una ejecución más al interior de un restaurante de la Ciudad de México, lugares que se han convertido en los preferidos de los criminales para cobrar sangrientas venganzas.

LOS MÁS SONADOS

En varias ocasiones, los miembros del crimen organizado han usado los restaurantes y bares como escenarios para cobrar venganza contra sus enemigos.

El caso más reciente y sonado fue la doble ejecución de los criminales israelíes Azulay Alon y Ben Sutchi Bini Amin, acribillados dentro del restaurante Hunan de la Plaza Artz Pedregal, especializado en comida china y donde se muestra una colección de arte. Hasta su mesa llegó una sicaria de nombre Esperanza Gutiérrez y los acribilló, sin que hasta la fecha se sepa el móvil de los hechos y quién ordenó la muerte de los extranjeros.

Otro caso que conmocionó a los capitalinos fue el asesinato del popular conductor de televisión Paco Stanley, quien fuera ejecutado en 1999 al salir del restaurante El Charco de Las Ranas, ubicado al sur de la Ciudad de México. Aunque el caso nunca fue resuelto, una de las versiones indicaba que Stanley tenía una deuda producto del narcotráfico con un poderoso narco y por eso ordenaron su muerte. Muchos casos como estos se repiten constantemente en bares y restaurantes de la capital.