Se fue el viene viene

Se fue el viene viene

556
0
Compartir
FOTO: ARMANDO MONROY /CUARTOSCURO.COM

Hombres armados le dispararon a quemarropa afuera del popular Mercado Hidalgo

 

Entre llanto y gritos desgarradores de sus hijos y familiares, fue despedido El Toqui, un joven que se dedicaba a cuidar autos en la vía pública afuera del popular Mercado Hidalgo, enclavado en uno de los barrios más peligrosos de la capital.

El Toqui era estimado por los clientes que acudían con frecuencia al popular mercado ubicado en Doctor Balmis y Doctor Barragán, en la colonia Doctores, pues con su clásico grito de “viene, viene…” les ayudaba a acomodar sus carros y se los cuidaba mientras ellos hacías sus compras.

Fue precisamente cuando se encontraba cumpliendo con su labor y guiaba un vehículo para salir de un cajón de estacionamiento, que se acercaron sigilosamente dos sujetos y comenzaron a dispararle, ante la mirada aterrada de clientes y comerciantes que corrieron para ponerse a salvo de las balas, mientras otros se tiraban al piso.

Los agresores huyeron a toda velocidad a bordo de una motocicleta, mientras vecinos y locatarios trataban de auxiliar al acomodador de autos, quien apretaba con fuerza su franela, su inseparable herramienta que lo acompañó durante 10 años, tal vez pensando que sería la última vez que estarían juntos; así fue, pues a los pocos minutos el franelero dejó de respirar debido a la gravedad de sus heridas. Su grito de “viene, viene, viene…” se extinguió junto con su vida.

“VAYAN POR ELLOS”

“Esos hijos de la chingada que le dispararon se fueron hacía la Doctores, vayan por ellos”, gritaba una mujer desesperada a los policías que llegaron a investigar el origen de los disparos; fue así como a los pocos minutos, con el apoyo de los vecinos y locatarios que proporcionaron las características físicas de los agresores que pudieron echarles el guante.

Ahora habrá que esperar el resultado de las investigaciones para conocer por qué le dispararon a El Toqui.