Renovarse y vivir

Renovarse y vivir

847
0
Compartir

Ciudad de México.– Ni siquiera los malos resultados de la temporada anterior, o la animadversión que parece ser generalizada hacia Mike Tomlin, a quien han acusado de tomar decisiones erróneas en momentos de apremio, movieron a éste de su puesto como head coach de los Pittsburgh Steleers, pero está claro que ahora más que nunca la presión estará sobre él.

Una escuadra que, según la métrica, estaría instalada como la más popular entre la fanaticada al futbol americano en México, regresa por sus fueros, y con la mira en donde siempre: estar en los lugares que podrían ser valederos para ser contendiente.

Y es que más allá de que ahora tendrán que experimentar la vida sin el receptor abierto Antonio Brown, junto a la del corredor Le’Veon Bell, quien ya de por sí se ausentó la última campaña, una franquicia como ésta, por su tradición e historia, siempre tiene que pelear por todo en la NFL.

Aquello de que las organizaciones están por encima de los hombres y nombres tendrán que hacerlo efectivo Tomlin y compañía.

La idea es ir tras el séptimo trofeo Vince Lombardi, y para ello por supuesto deberán sobreponerse a la pérdida de elementos que en el pasado hicieron a los Acereros un equipo por demás poderoso.

Y las expectativas apuntan a mínimo clasificar a los Playoffs, y ya estando dentro, intentar conectarse y avanzar hasta la zona prometida.

Pittsburgh cuenta con una línea ofensiva de respeto, un quarterback que ya sabe lo que es ganar el Super Bowl en par de ocasiones, y un equipo que en general provoca muy buenas sensaciones.