Robos épicos en la capital

Robos épicos en la capital

705
0
Compartir

CIUDAD DE MÉXICO.– Las indagatorias siguen en torno al increíble robo de mil 567 centenarios y relojes conmemorativos que cuatro hampones se llevaron en 10 minutos de la bóveda de la Casa de Moneda de México; sin embargo, aunque ya declararon el guardia de seguridad Edgar Iván Virrueta Theurel, un exmilitar retirado, y el gerente Miguel Ángel Guevara, las cosas no se aclaran y el caso sigue considerándose como “el robo del siglo”.

Hay incluso quienes comparan el modus operandi de los ladrones con la historia de la serie de Netflix, La casa de papel, por la similitud y la sagacidad de los hampones que en 2 minutos despojaron al guardia de su pistola Browning, sometieron al gerente y un empleado y caminaron a la bóveda, donde cargaron dos mochilas con más de 65 kilos de oro en monedas y relojes de colección, para luego salir sin ser vistos por nadie.

Así de simple se resume esta historia, sin embargo, no es la primera vez que suceden este tipo de robos millonarios en la capital, pues ya hubo otros que asombraron por la sagacidad de quienes los cometieron y el monto del botín que se llevaron.

Uno de ellos es el robo al Museo de Antropología e Historia que se registró en 1985, cuando dos intrépidos jóvenes brincaron la barda, aprovecharon el descuido de los guardias y se llevaron 100 piezas valuadas en miles de millones de pesos por su valor histórico. Años después las valiosas piezas fueron localizadas, pero nunca se supo quiénes cometieron “el robo del siglo”.

Otro hecho digno de una historia de película se registró en 2015, cuando unos delincuentes cavaron un túnel de 70 centímetros en una biblioteca ubicada en la alcaldía de Xochimilco para ingresar a la bóveda de seguridad de un banco Banamex y llevarse millones de pesos.

LA GRAN ESTAFA

En 2014, unos ladrones fingieron ser de una empresa de traslado de valores, engañaron a los empleados de un BBVA y sin chistar les entregaron costales con 9 millones de pesos. El asalto a la Casa de Moneda se suma a estos robos épicos en la capital que desafortunadamente no han sido descifrados.