EPN el presidente más gastalón en la historia

EPN el presidente más gastalón en la historia

1040
0
Compartir

Por Omar Aguilar

Los gastos en la presidencia de Enrique Peña Nieto han sido los más cuantiosos en la historia de las administraciones federales en México, no solo en comunicación social sino en alimentos, artículos de lujo, viajes, y seguridad.

Independientemente de la lista de gastos que se filtró a los medios que resultó pertenecer al anterior gobierno priista, lo cierto es que todos los análisis, registros, indicadores incluso la Cuenta Pública del 2013 al 2018, establecen contundentemente que la oficina del hijo de Atlacomulco ha sido la de mayor gasto.

De acuerdo con las evaluaciones de la Cámara de Diputados, el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), y varias solicitudes de información al Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales, todas concuerdan los excesos de gasto en la pasada Presidencia de la República.

Por ejemplo, después de seis años en el poder, el ex mandatario mexiquense gastó más de 250 millones de pesos para viajar por todo el mundo en compañía de su equipo más cercano, su familia, y elementos de seguridad, entre otros. En total, el priísta visitó 42 países.

Pero los números no reflejan el lujoso protocolo que se usaban en la presidencia. Para los viajes, la oficina del titular del Ejecutivo Federal trasladaba a Peña Nieto en un helicóptero de la Secretaría de Marina para llevarlo de la Residencia Oficial de Los Pinos al Hangar Presidencial; ahí abordaba el avión Morelos, el Boeing 878-8 que ultima generación, al llegar al destino era llevado vía terrestre en una camioneta suburban blindada conocida como la “bestia mexicana”.

Al cabo del periodo 2012-2015, dentro del avión presidencial se consumieron 746 botellas de diferentes tipos, que sumaron un total de 522 litros con un valor de 271 mil 14 pesos y además los alimentos eran adquiridos en el lugar donde visitaban para degustar lo mejor de los alimentos de países tan lejanos como China, Japón, Australia, Rusia, Sudáfrica, Alemania, Inglaterra, Alaska, Argentina, Colombia, Chile y entre otras naciones.

Por eso y más, Enrique Peña Nieto consiguió ser el Presidente más caro de las últimas dos décadas con un gasto de 18 mil 520 millones de pesos, que excedió en 6 mil 748 millones de pesos el presupuesto aprobado por la Cámara de Diputados.

De acuerdo con un informe de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), las erogaciones de la Presidencia en el sexenio que concluyó en diciembre del 2018, superaron a las de Felipe Calderón Hinojosa que fueron de 14 mil 959 millones de pesos y las de Vicente Fox Quesada, de 13 mil 849 millones de pesos.

Es curioso que de acuerdo con las peticiones de información, los gastos mas cuantiosos fueron en quesos, lácteos y embutidos; además la conclusión de la construcción de un centro de datos cibernéticos en Los Pinos; el servicio de automóviles y motocicletas, computadoras personales.

También está la renta del inmueble de Avenida Nuevo León 210 donde se albergó una de las oficinas alternas de la Presidencia: la Coordinación de la Estrategia Digital Nacional. Los gastos mayores se concentraron también en campañas de difusión, encuestas y grupos de enfoque.

Con todo, los gastos mayores reflejan un estilo de gastar y revelan qué le parecía prioritario al Primer Mandatario para no escatimar. Vicente Fox Quesada dejó registrada la remodelación de Los Pinos y la compra de toallas, mientras que Felipe Calderón se concentró en encuestas y grupos de enfoque.

Incluso en forma general a nivel Administración Pública Federal, el IMCO estudió la Cuenta Pública del Gobierno federal 2013-2018, y concluye que en seis años, el entonces presidente Enrique Peña Nieto gastó en total 1 billón 823 mil millones de pesos adicionales a lo originalmente previsto en su Administración, es decir, una variación del 9 pro ciento. Esto porque estimó gastar 20.7 billones de pesos cuando en realidad erogó 22.5 billones de pesos.