La toma de nota que viene

La toma de nota que viene

982
0
Compartir
Galileo Galilei

EN EL SUTGCDMX SABEN BIEN QUIÉNES SON LOS TRAIDORES

Días cruciales se avecinan para los 184 mil trabajadores del Sindicato Único de Trabajadores del Gobierno de la Ciudad (SUTGCDMX), porque el Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje está a punto de reiniciar labores y en la mesa tiene como primer punto la validez de la toma de nota de su dirigente.

Mientras eso sucede, al interior del Único han florecido las traiciones y deslealtades hacia la base trabajadora, que es la razón principal de la organización más grande de la Ciudad de México, pues de la nada se sienten presidentes y hasta shows eróticos llevan a cabo en sus secciones para satisfacer sus egos.

Claro, los dirigentes seccionales traidores a sus agremiados se dejaron persuadir por el canto de la sirena, sacando a relucir el cobre por algo que no les pertenece y menos merecen, porque los trabajadores no merecen que por intrigas y ambiciones personales pierdan prestaciones sociales y se desmantelen sus Condiciones Generales de Trabajo.

En diferentes épocas los trabajadores al servicio de la Ciudad de México, han demostrado que sin divisiones ni desestabilizaciones responden mejor a las demandas de los capitalinos.

En diferentes foros han manifestado que hoy como nunca requieren de unidad para enfrentar los desafíos por venir y para no permitir que gentes ajenas, en busca de venganzas, busquen debilitarlos.

Por esas razones, los trabajadores no deben distraerse. Deben mantenerse informados del fallo que emitirá en breve el Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje, para dejar en claro quién es el presidente del SUTGCDMX y quiénes solo buscan su control para desmantelarlo y dejarlos en la indefensión.

Al interior del Único, la mayoría de los trabajadores están convencidos de que grupos externos y “traidores” no tienen cabida en la organización sindical y por eso hicieron un llamado a todos los que conforman las 42 secciones a no permitir un retroceso en perjuicio de 184 mil compañeros. ¡Qué tal!