Huachicol en la CFE

Huachicol en la CFE

731
0
Compartir
Alejandro Lelo de Larrea

El gobierno de la 4T tiene un pendiente en su combate al huachicol: el de la Comisión Federal de Electricidad (CFE). De ese prácticamente no se ha hablado. A pesar de que no es nuevo. Viene de los neoliberales.

No es poca cosa la fuga que causa: le genera a la CFE “pérdidas no técnicas” (no se derivan de falla alguna; son ilícitos) que alcanzan el 11 por ciento de su producción, según estimaciones oficiales.

Son varios los tipos de “huachicol” detectados en la CFE. El primero es el de postes. Sí, esos cables que vemos por doquier colgados en vía pública, sin medidor.

El segundo es el huachicol en medidores: Los diablitos (un cable paralelo para que la energía eléctrica que se consume no pase por el medidor). También les colocan frenos a los discos de medición para que giren más lentamente y registren mucho menos consumo del real.

Huachicol de grandes empresas: se les han condonado deudas millonarias o no se les ha exigido el pago. También las que venden energía eléctrica y reciben una especie de subsidio de la CFE: no pagan un centavo por utilizar su infraestructura de cables, torres, transformadores…

Y el huachicol de cable y estructuras de transmisión. Se da en dos vertientes: el robo directo o la entrega incompleta de lo que se adquiere.

A petición de quien esto escribe, el presidente López Obrador dijo que va a informar sobre la cartera vencida de la CFE. Pero no quiere exhibir a nadie, dice, porque podría ser ilegal. O sea, no van a mencionar los nombres de las empresas, pero sí cuántas y los montos; y cuántos usuarios con los montos.

Esperaremos la información la próxima semana, como ofreció. Si no, habrá que recordarle al presidente.