En Coyoacán, impunidad y corrupción

En Coyoacán, impunidad y corrupción

2019
0
Compartir

CIUDAD DE MÉXICO.– La falta de experiencia del alcalde, Manuel Negrete, y la pugna entre grupos al interior de su equipo de trabajo en la alcaldía de Coyoacán, ha dado pie a un Gobierno que se caracteriza por impune, perseguido por escándalos de corrupción y una desorganización constante, que para muchos podría terminar con su destitución en este mismo año.

Una de las constantes demandas de la ciudadanía, ha sido la justicia pronta y expedita ante las denuncias de corrupción en contra de servidores públicos; Coyoacán es una de las alcaldías que más denuncias presenta y más sanciones ha aplicado la Contraloría General de la Ciudad de México a sus funcionarios.

A Juan José Serrano Mendoza, contralor de la Ciudad de México, no le ha temblado la mano para iniciar auditorías y sancionar con inhabilitaciones a varios servidores públicos de esta demarcación, por lo que ha cumplido con su trabajo.

Para algunos trabajadores de la propia alcaldía, aún queda mucho por hacer, o más bien, aún quedan muchos funcionarios por sancionar que no han entendido que la impunidad se terminó y que aún quedan varias resoluciones por emitir.

Algunos funcionarios del área de Gobierno de Coyoacán fueron denunciados ante la Contraloría General por el desvío de recursos públicos (denuncia con número de Folio: 3640), así como ante la Fiscalía de Servidores Públicos correspondiente a la FGJ de la Ciudad (Carpeta de Investigación número: CI-FSP/B/ UI-B–1C/D/00975/03-2019), por peculado, denuncias que aún no han sido resueltas y que permiten que estos servidores públicos sigan laborando con toda ‘impunidad’ y peor aún, que sigan realizando los mismos actos de corrupción.

Denuncias que hicieron a Diario BASTA! comerciantes de diferentes mercados públicos de Coyoacán, señalaron que el actual director de Gobierno, Francisco Garrido Mondragón, y su jefe de Mercados, Jorge Miranda Martínez, siguen recaudando de propia mano el cobro de los sanitarios y solo reportan un mínimo a la Tesorería de la alcaldía.

“Esos funcionarios se sienten impunes, pues fueron ellos los mismos que han sido denunciados en las averiguaciones mencionadas, sin que hasta la fecha pase nada, por lo que actúan con toda libertad para seguir recaudando sus cuotas”.