Motociclistas ponen en riesgo capacidad auditiva

Motociclistas ponen en riesgo capacidad auditiva

272
0
Compartir

Francisco Medina, especialista en la industria del motociclismo, alertó que los motociclistas ponen en riesgo su capacidad auditiva ante la falta del uso de tapones o cascos silenciosos “se estima que al rodar a más de 100 km por hora los niveles sonoros son mayores a los 90 decibeles, mismos que por más de 15 minutos logran afectar la capacidad auditiva si no se ocupa el equipo de protección adecuado”.

El también vocero del Salón Internacional de la Motocicleta México (SIMM), dijo que el ruido que se percibe en una motocicleta es a causa del motor, la fricción del aire con el vehículo y el casco, así como por el ruido ambiental. De acuerdo a la OMS el estar expuesto de manera continua a más de 90 db puede generar pérdida de audición leve, moderada, grave o profunda en uno o ambos oídos.

Afirmó que este problema de salud puede prevenirse con el uso de cascos certificados y silenciosos que reducen el ruido hasta los 80db. A la par, existen tapones especiales que no sólo disminuyen el ruido del viento, la carretera y de la motocicleta; sino que evitan bloquear la capacidad de comunicación y uso de intercomunicadores; permiten conservar la conciencia situacional; impiden la sensación de oído bloqueado o amortiguación.

En 2017 el INEGI registró más de tres millones de motos a nivel nacional y de acuerdo a estudios el 65% de los usuarios no usan un casco certificado.

El tratamiento para nivelar la disminución de la capacidad auditiva implica altos costos, un equipo de apoyo auditivo oscila entre los seis y 80 mil pesos. En los casos de sordera se requieren implantes como el coclear, el cual tiene un precio entre los 100 y 400 mil pesos. “En comparación, los cascos silenciosos se pueden encontrar en el mercado desde $7,000 mil pesos y tapones especializados, desde $500 pesos” aseveró, Francisco Medina.

La OMS estima que en 2050 una de cada 10 personas sufrirá pérdida de audición por causas genéticas, enfermedades, fármacos, envejecimiento o exposición al ruido excesivo.