Fernando Alonso y el sociópata

Fernando Alonso y el sociópata

5546
0
Compartir
Raquel Bigorra

Dicen que las crisis sacan lo mejor de las personas que se adaptan al cambio. Es el caso de varios actores. Con el retiro de exclusividades, la baja en producciones de telenovelas y series, ha motivado al gremio que generar fuentes de empleo desde otras áreas.

El actor Fernando Alonso después de haber formado parte de las filas de TV Azteca, contrato que incluyó protagónicos y realities, recientemente brilló en Televisa con Tenías que ser tú. Hoy está escribiendo una nueva historia. No solo en su vida. Fer está arrastrando la pluma para darle vida a un sociópata.

Este trastorno se define como una afección mental por la cual una persona tiene un patrón prolongado de manipulación, explotación o violación de los derechos de otros. Es por ello que Alonso ha estado trabajando con elementos de la Fiscalía, para estar bien empapado en los casos y contribuir en el desarrollo de la historia que espera se convierta en serie o película.

“En el cine siempre vemos a los mismos, se ha cerrado el mercado. Las comedias también son las mismas, me gustaría contar otro tipo de historia con lo que estoy escribiendo”, aseguró.

Ciudad de México (08/03/2018).- Presentación de la Telenovela Tenías Que Ser Tú en Televisa San Angel. PHOTOAMC

Vaya que podría resultar atractivo. Estuve leyendo que una de cada 25 personas es sociópata. ¡Alarmante dato! Muchos de estos casos han sido juzgados, así que carnita hay para contar una buena historia.

Ojalá y Fernando encuentre una exitosa productora y vea materializado el sueño de ver en la pantalla, la historia que escribe. Su idea es también interpretar al sociópata así que mucha suerte para el actor.

¡A gozar que el mundo se va a acabar! Fernando Alonso se reinventa. Como deberíamos hacer cada uno de nosotros. No importa a lo que te dediques. Debemos estar dispuestos al cambio y no temer el explorar nuevos caminos. Mientras Fer nos sorprende con su nuevo trabajo, nos leemos el próximo viernes en El manual de la buena esposa.