Amor = Esfuerzo

Amor = Esfuerzo

4512
0
Compartir
Raquel Bigorra

Amor = Esfuerzo

Ya sabemos que el amor es cosa de locos y que es maravilloso. También sabemos que engendra la maravilla y que hace milagros. Pero después de la firma y el día a día, el amor se muda si no sabemos mantenerlo activo.

¿Cómo algo que nos hace sentir tan vivos en la primera etapa de la relación, nos puede jugar  tan en contra si no sabemos esforzarnos?

Y hablo de la palabra esfuerzo con temor. Muchos pensarán que es poco romántica y parecería que estoy hablando muy frío. Es cierto, pero no deja de ser real. Si no te esfuerzas, muere el amor. Si no estás dispuesto a llegar a nuevos acuerdos con tu pareja, cada cierto tiempo, el amor fallece. Si no sabes cómo manejar la relación con la llegada de los hijos, cuando tú casa se vuelve un caos y el piso está lleno de mamilas y juguetes, muere el amor. Si no planeas sentarte y hablar de sexo y mejor aún, tener sexo con tu pareja, muere el amor.

Si no te esfuerzas por dejar el celular en la bolsa y dedicarle verdadera atención a tu pareja cuando están juntos, muere el amor.

Si no sabes negociar, hablar, encontrar el mejor camino para no perder tu individualidad y al mismo tiempo seguir en pareja, muere el amor.

Matarlo es mucho más fácil de lo que piensas. Por eso no debes sacar de tu mente la palabra esfuerzo. Debes poner tus cinco sentidos en el amor y esforzarte cada día como si fuera el último de tu vida y de tu relación de pareja. Eso hará que te sientas motivado para dar cuanto tengas dentro de ti. Ser flexible, meter el ego en una cazuela y siempre pensar en que puedes dar más. Contagiar al otro de tus buenos sentimientos y caminar juntos, aplaudiendo y reconociendo el esfuerzo que cada uno le pone a la relación.

Recuerda cada cosa que has logrado en la vida. ¿No te das cuenta de lo mucho que te costaron, de lo mucho de ti que tuviste que ponerle? El amor no es la excepción. Ponle todo y más. No dejes de esforzarte y entonces… Vivieron felices para siempre, gracias a El manual de la buena esposa.