A Ebrard: que no lo hinchen tanto

A Ebrard: que no lo hinchen tanto

498
0
Compartir
FOTO: GALO CAÑAS /CUARTOSCURO.COM
Alejandro Lelo de Larrea

No sólo era percepción. Los datos duros confirman que la semana anterior el canciller Marcelo Ebrard se lució de más: muy por encima de su jefe, el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Hasta pareció que AMLO era el invitado a las mañaneras del canciller.

Aquí los datos de la medición del Taller Spin, que encabeza Luis Estrada y ha seguido puntualmente las 136 conferencias presidenciales.

Entre el lunes 10 y el viernes 14, Ebrard compitió contra la dinámica de su jefe: respondió 73 preguntas, mientras AMLO apenas 10. Ebrard respondió 18 preguntas diarias (la media de AMLO es de 15); Ebrard concedió preguntas a 13 reporteros por conferencia (el promedio de AMLO es 8); Ebrard dedicó 3 minutos para cada pregunta y respuesta (la media de AMLO es 8).

El viernes, Ebrard fue en sentido contario de López Obrador: aseguró que México hubiera perdido una guerra comercial con EU; el presidente reviró después que se podía ganar o perder, pero no quiso guerra.

El saldo de tal lucimiento de Ebrard, quizá lo resumió el presidente de la Cámara de Diputados, Porfirio Muñoz Ledo, durante la comparecencia del canciller ante la Comisión Permanente, el viernes pasado.

“Es conveniente repartir influencias competentes en el gobierno… Yo creo que no conviene, señor secretario, que usted asuma todas las funciones, porque perdemos margen de maniobra y porque además (ese) abuso de funciones, que no es el caso, hacen nulas las decisiones. Y, además, que no lo hinchen tanto porque me lo van a reventar”.

Muñoz Ledo remató: “Este no es un país Parlamentario; aquí no hay Primeros Ministros; no hay, ni se reparten de cinco carteras en sí, así que mejor vámonos por el derecho escrito”.

Ayer, Ebrard tuvo que bajarle al protagonismo.