México pierde a una gran estrella

México pierde a una gran estrella

68
0
Compartir

Edith González, luego de tres años de estar batallando con el cáncer de ovario, perdió la batalla, pero jamás se doblegó. La diosa de la actuación y la elegancia celebró hace tres años el ritual del hospital donde la atendían con el tradicional tañir de la campaña, aviso simbólico de que el enfermo de cáncer había sanado. Esa campaña se la tocaron a ella y la tranquilidad de sentirse curada le dio alegría a la familia, sin embargo, meses después, el cáncer atacó de nuevo con una fuerza devastadora.

Edith es una guerrera, calificativo que le da a toda la gente que la conocimos por su temple de luchar callada contra esa enfermedad y seguir trabajando en el programa Este es mi estilo de TV Azteca, en la obra de teatro Entre mujeres y no decirle a nadie que aún con ese terrible daño, nadie se imaginaba que su organismo se estaba minando. Solo ella y su familia llevaron con discreción y valentía ese terrible secreto.

Su muerte despertó muchas especulaciones, y nunca se supo oficialmente cómo sucedió, sin embargo, hubo una información fidedigna que dio Flor Rubio en TV Azteca basada en que habló con Víctor González, hermano de Edith y le dijo que ella fue desconectada ante el diagnóstico médico que sufría en su momento: muerte cerebral. Trabajaba sabiendo de su trágico final.

Su amplia carrera actoral internacional en teatro, cine, radio y televisión inició desde que tenía cinco años y siempre participó con entusiasmo en apoyo a iniciativas culturales, sociales y filantrópicas. A la fecha se pueden contar más de 40 telenovelas, más de 15 películas e infinidad de programas en TV que realizó en vida. Le sobreviven su hija Constanza Creel, su esposo Lorenzo Lazo Margáin, su madre doña Ofelia y su hermano Víctor Manuel.

UNA ACTRIZ SE PREPARA

La regia siempre estuvo a la altura de cualquier actriz de Hollywood, y es que desde su juventud se dedicó a prepararse para la actuación. La actriz realizó estudios en Nueva York, Londres y París. Primeramente fue a Londres a estudiar interpretación durante algo más de un año, en la academia de Lee Strasberg. Más adelante estudió con el profesor Richard Pintor en el Neighborhood Playhouse y en el Actors Institute. En París se formó en el Centro de danza Du Marais. Además estudió Historia del arte en la Universidad de Sorbona, y jazz en Gran Bretaña. Hablaba inglés y el francés. Su pasión era el ballet.

LA DIOSA DE LAS TELENOVELAS

A pesar de que empezó desde muy niña, en los años 70’s, a trabajar como actriz en televiteatros en películas como El Rey de los gorilas (1976), Adiós Lagunilla, adiós (1984) o Pero sigo siendo el rey (1988), Edith realizó una brillante carrera haciendo telenovelas. A facha participó en cerca de 40 melodramas de Televisa y TV Azteca, de las que destacan Los ricos también lloran en 1979, la cual la dio a conocer por todo el mundo al lado de Verónica Castro.

MONTE CALVARIO LA MANDO A CHINA

Gracias a la pulcritud de su trabajo, en 1986 el productor Valentín Pimstein, eligió a Edith para protagonizar la telenovela Monte calvario, al lado de Arturo Peniche. El éxito de esta telenovela hizo que la artista brillara en países tan lejanos como China y varios de Europa, continente que la artista conoció por su alma aventurera.

SU HIJA LE CAMBIÓ LA VIDA

En el 2004, la actriz se convirtió en madre a la edad de 40 años. Su hermosa hija Constanza, quien se enteró del deceso de su madre en el colegio, nació el 17 de agosto de 2004 en el Hospital Santa Teresa de la CDMX, en la Colonia Lomas Virreyes. Durante años fue una gran polémica conocer la identidad del padre de su hija, sin embargo a los cuatro años de edad salió a la luz pública que la niña era del político Santiago Creel.

AVENTURERA

Carmelita Salinas la escogió para protagonizar Aventurera. Según Carmen, ella fue la mejor: “No quiero que se me vea nada, me hizo muy escotado el bikini Mitzy, me decía Edith. Le tuvieron que poner seguros para detenerle las pantaletas, en ese momento la vi muy pudorosa. Luego le hicieron la ropa como la quería, le encantaban las pañoletas caras. Fue la mejor Aventurera, el público le creía que una niña buena se convertía en una Aventurera. Cada vez que se presentaba ella, que lo hizo tres veces, subía la taquilla”, recordó Carmelita.

UNA GRAN ESCRITORA

Como toda una amante de las Bellas Artes, Edith usaba la escritura para expresarse. Tan es así que tuvo la columna El Ombligo de Venus, en un famoso diario y aparte estaba trabajando en un libro en que hablaría de su lucha con el cáncer.

SU HISTORIA DE AMOR

El 24 de septiembre de 2010, la actriz contrajo matrimonio con el empresario Lorenzo Lazo Margáin, en el colegio Nuestra Señora del Pilar. La pareja se conoció en un evento en el restaurante China Grill del Camino Real, en la CDMX en 2004. Los presentaron amistades en común. Al paso del tiempo Edith se casó con Lazo y formó una linda familia.

SE PASA A TV AZTECA

El 17 de octubre de 2010, la artista informó su cambio de televisora a TV Azteca. Tras su embarazo realizó Eva la trailera en Telemundo, sin embargo al poco tiempo se integró a Azteca, en donde protagonizó Cielo rojo, A corazón abierto, Vivir a destiempo y Las Bravo. UNA VIDA EN EL SÉPTIMO ARTE La guapa actriz participó también en alrededor de 20 películas a lo largo de su trayectoria artística, empezando en el año de 1976 en la cinta El rey de los gorilas (Dir. René Cardona Jr.), en la que participó junto a al primer actor Hugo Stiglitz. Su más reciente producción fue en el 2013 en la producción Deseo (Dir. Antonio Zavala Kugler), junto a Lila Downs, Pedro Damián, Ari Borovoy, Christian Bach (Q.E.P.D.) y Paola Núñez.

SU ÚLTIMO PROGRAMA

Aunque Edith González se desarrolló primordialmente como actriz, en su último proyecto profesional incursionó como jueza del programa de televisión Este es mi estilo, junto a Shanyk Aspe y David Salomon, hasta el 11 de mayo de este año. El programa fue conducido por Vanessa Claudio, donde semana a semana las concursantes debían cumplir con un reto impuesto por la producción, para demostrar quién era la mejor.