No acepto influyentismo ni de mi familia: AMLO

No acepto influyentismo ni de mi familia: AMLO

51
0
Compartir
FOTO: GALO CAÑAS /CUARTOSCURO.COM

Como lo ofreció el pasado 3 de junio, el presidente Andrés Manuel López Obrador emitió un memorándum dirigido a todos los secretarios de despacho, directores de empresas u organismos paraestatales y servidores públicos en general para que eviten cualquier acto de influyentismo y, si es necesario, no reciban a nadie de la familia presidencial, sean cercanos o lejanos.

“Les reitero: no acepto, bajo ninguna circunstancia, que miembros de mi familia hagan gestiones, trámites o lleven a cabo negocios con el gobierno en su beneficio o a favor de sus ‘recomendados’”, establece el documento difundido por la Presidencia.

Sigue: “Esto incluye a mi esposa, hijos, hermanos, hermana, primos, tíos, cuñados, nueras, concuños y demás miembros de mi familia cercana o distante”.

El primer mandatario pidió a todos los funcionarios que incluso, si es necesario, no reciban a nadie de su parentela, que les solicite alguna audiencia.

“Ustedes no tienen la obligación de escuchar propuestas indecorosas de nadie. Y en el caso de mis familiares, ni siquiera de recibirlos en sus oficinas o contestarles el teléfono. Nada de Nada”, expone con firmeza.

El pasado 3 de junio, en su conferencia de prensa matutina, sin mediar pregunta alguna ni dar algún contexto o razón de algún hecho específico, López Obrador informó que en los días subsecuentes emitiría tal memorándum.

“Hay vivales y quienes todavía no entienden, eso se percibe, o están tan enfermos por la ambición al dinero que les entra por un oído y les sale por otro… no tengo esposa, no tengo hijos, no tengo hermanos, no tengo nueras, no tengo familia para asuntos públicos. No puede ningún familiar del presidente actuar con prepotencia o hacer uso de influencias porque no aplica”.

En el memorándum de ayer, López Obrador advierte que, bajo ninguna circunstancia, va a permitir durante corrupción, influyentismo, amiguismo ni nepotismo. “Todos estamos obligados a honrar nuestra palabra y cumplir el compromiso de no mentir, no robar y no traicionar la confianza de los mexicanos”.

Y puntualizó: “Solo me resta decirles que, de no cumplirse esta recomendación, se podría caer en actos de deshonestidad y en la esfera del derecho penal”.