Con estilo atractivo

Con estilo atractivo

210
0
Compartir

Ciudad de México.– El jugador que más ocasiones ha pisado el pentágono en la actual temporada de la Liga Mexicana de Beisbol (LMB) por parte de los Tigres de Quintana Roo es Rubén Sosa.

El nacido en Santo Domingo, República Dominicana, ha llegado a la registradora en 38 ocasiones, dos de ellas en la pasada Guerra de Guerras ante los Diablos Rojos del México, equipo que paradójicamente, contrató al jardinero en su primera aventura en nuestro país en 2015.

“Vine a préstamo, entonces pertenecía a la organización de los Houston Astros, pero las cosas no se dieron como esperaba. Después me fui al Águila de Veracruz, y volví al equipo que pertenecía en ese momento que fueron los Houston Astros”, revela para Grupo Cantón el pelotero dominicano, quien en 2018, volvió a México para enrolarse con Leones de Yucatán.

“Sí es verdad, Dios es maravilloso, siempre me pone en el lugar indicado, en el momento indicado, la pasada, fue una temporada muy buena para mí en general, me mantuve saludable, jugué buena pelota, ayudé al equipo de Leones a ganar el campeonato en la primera mitad, que eso es lo que siempre en cualquier equipo tú quieres, que es aportar tu granito de arena para ayudar a ganar al equipo y ganar la corona y eso fue lo que hice”.

Después de ser monarca en la pelota nacional, Rubén fue tomado en la segunda campaña de 2018 por Tigres.

“Me recibieron con los brazos abiertos, la directiva me trató como alguien de la familia y siempre estaré agradecido porque me dieron la oportunidad de seguir jugando en la pelota de México”, confiesa Sosa, quien ve mucho potencial en la LMB.

“En verdad, desde 2015 hasta ahora ha avanzado muchísimo, tal vez suene un poquito drástico, pero la pelota de México no tiene nada que envidiarle a las Ligas Menores de Estados Unidos, honestamente, tienen buen calibre, buena competencia y en verdad creo que va a seguir creciendo cada año”.

JUGADOR AGRESIVO

Además de liderar al equipo Bengala en carreras anotadas, Rubén Sosa es un especialista en robar bases, casilla que también encabeza con su escuadra. Y es ese estilo agresivo en las almohadillas, lo que le ha hecho ganarse el afecto de la afición.

“Estoy contento aquí, la fanaticada me ha apoyado desde el primer día y eso es lo que voy a hacer, buscar ganarme a la fanaticada por el estilo de juego mío, mi juego agresivo, siempre tengo mucha energía y eso es lo que a la fanaticada le gusta ver”, comenta el jardinero, que a pesar de haber conectado ya cuatro cuadrangulares en lo que va de la campaña, los mismos que conectó en todo 2018, descarta ser un bateador de poder.

“Sólo quiero ser consistente en embasarme, lo mío no son los jonrones, porque no soy jugador de jonrones, ocasionalmente le pegó a la bola fuerte y sale de jonrón , pero sé qué tipo de jugador soy yo, sé que me debo embasar, robar bases y anotar carreras para mi equipo”.

Además, en la pasada Serie ante el México, Rubén también mostró que tiene grandes aptitudes a la defensiva, robando imparables en el jardín central, que podían haberse convertido en extrabases.

“Tengo mucho orgullo en la defensa, para mí la defensa es algo que me separa de otros jugadores de mi nivel, porque a la defensa yo puedo jugar en cualquier equipo y si tienes buena defensa, todas las puertas se te abren. Cada vez que hago defensa, me gusta apoyar al pitcheo”, asegura.

HONOR

Junto con el lanzador, Fabián Williamson, Rubén fue elegido por la afición beisbolera, para representar a la novena de Quintana Roo, en el próximo Juego de Estrellas, el primero en su carrera.

“Es un honor estar aquí representado a los Tigres en el Juego de Estrellas, donde voy a dar el cien por ciento y disfrutando de una nueva experiencia”, comenta, al tiempo de asegurar, que otros compañeros suyos, muy bien pudieron haber sido llamados al clásico juego de mitad de temporada.

“Esos son cosas de los fanáticos, el fanático elige al jugador que le gusta, yo pienso que Brian Hernández podría estar en el Juego de Estrellas, tremendo compañero de equipo, tremendo jugador, se ha entregado en cuerpo y alma al equipo desde el año pasado que lo veo aquí. “En verdad, en mi corazón pensé que (Brian) iba a ir al Juego de Estrellas, pero para mí es un honor representar a los Tigres”.