Un bravo cazador

Un bravo cazador

258
0
Compartir

Cedric Hunter arribó para la primera temporada de 2018 con Bravos de León, y sus actuaciones fueron de impacto inmediato con 57 duelos disputados y un promedio arriba de .300; en su segunda campaña no desentonó y, en sólo 49 encuentros, aumentó su promedio a .331.

En lo que va de su tercera temporada con los del Bajío, el nacido en Decatur, Georgia, se ha ido ganando el cariño de los aficionados.

“Es fantástico, porque ese es mi trabajo, que a la gente le gusten y estén satisfechos con mis actuaciones”, revela en entrevista para Grupo Cantón el estadounidense.

Y es precisamente por esas destacadas actuaciones y aprovechando la traducción de su apellido, Hunter, que la fanaticada de Bravos lo ha llamado El Cazador, un apodo que no le desagrada y que sorpresivamente no lo había escuchado antes en su trayectoria.

“Me gusta, lo amo, representa mi juego, representa mi apellido y a mi familia, es como una tradición”.

Una muestra de su gran trabajo en los Diamantes es la evolución en sus números con los imparables, pues en su primer torneo de 2018 conectó 70, en el segundo del mismo año dio 60 y, en lo que va del certamen 2019 de la Liga Mexicana de Beisbol (LMB), antes de la Serie ante Pericos de Puebla, lleva 61.

“Sólo es fruto del arduo trabajo, de creer en ti mismo, creer en lo que haces cada día, hay que mejorar cada año y tienes que ponerte desafíos tú mismo”, comenta.

JUSTO

A pesar de los números antes citados, de tener el tercer mejor promedio de bateo de León; de ser el jugador que más llega a la registradora de su equipo, con 44 carreras anotadas, y de tener el tercer mejor registro de carreras impulsadas con su novena, con 45, Cedric Hunter no fue llamado al Juego de Estrellas 2019 de la LMB, en cambio cinco compañeros suyos sí, algo que no considera injusto.

“No, creo que la razón por la cual no estoy convocado es porque tengo que mejorar ciertas cosas, a cualquiera le gustaría participar en un Juego de Estrellas, pero entiendo que debo estar saludable y no lo estoy del todo en este momento.

“Lo que tengo que hacer es cerrar bien esta primera mitad de temporada, ir a casa y estar mejor, con más entrenamiento, para estar listo para la segunda mitad”, refiere.

El estadio en el que se llevará acabo precisamente el Juego de Estrellas de este año, el Alfredo Harp Helú, fue testigo del primer Grand Slam en la carrera de Hunter, cuando en la fatídica séptima entrada del primer Juego entre Bravos y Diablos Rojos en el Diamante de Fuego, el de Georgia se voló la barda con casa llena ante los lanzamientos de Fabián Cota.

“Me sentí muy bien, además sirvió para que ganáramos el juego, sólo esperé el lanzamiento indicado para conectar, no estaba pensando en dar de jonrón, sólo en conectar fuerte y salió del Parque”, recuerda.

HUESOS VIEJOS

Después de pasar por algunos equipos sucursales de Major League Baseball (MLB) e incluso militar con los Phillies de Filadelfia, Cedric confiesa el por qué llegó al equipo guanajuatense.

“Fue una situación personal, es difícil conseguir un lugar en las Ligas Menores en este momento, incluso en AA o AAA, tomando en cuenta mi edad, entonces unos amigos me hablaron muy bien de esta Liga y me decidí a venir”.

En poco más de un año de vivir en León, Guanajuato, Hunter asegura que la ciudad lo enamoró, por lo que buscará hacer carrera longeva con Bravos. “Ellos me quieren por los siguientes cinco, seis años y yo quiero estar aquí, pero no sabes lo que pueda pasar, me gustaría quedarme”, sentencia un Cazador muy bravo.