Sabrosos ostiones

Sabrosos ostiones

375
0
Compartir
Armando Ramirez

Ahora que ha estado haciendo calor y anda como Torombolo: sudado y le ruge el león, no hay nada como refrescar el cuerpo con una docena de ostiones, nada más para agarrarle la temperatura al tiempo.

Si no le gustan los ostiones u ostras entonces qué le parecen una doce de camarones en coctel y una chela bien helodia y michelada, hasta me dan ganas de hacer gorgoritos, ahora que si quiere llevarse sus mariscos a la casa para prepararlos como usted cree que Dios manda, aquí sobre la calzada de la Viga también venden productos del mar fresco.

Y lleva los ingredientes para prepararse unos cocteles como para El rey león, ay ojitos pajaritos, hasta se va a sentir el sol de chilangolandia. Ahora que si usted anda en la actitud que solo lo orgánico da salud pues salud, agarra el Metro y dos tres estaciones adelante está el Mercado de Jamaica, el verde es vida.

Cuando esté en el mercado métase hasta el fondo a donde están las mujeres indígenas ofreciendo los productos que nos da la madre tierra. Se imagina para la cena unas quesadillas con setas epazote, queso Oaxaca y unas rajitas de chile verde. Y los huazontles, con sus frutos abundantes, para rellenarlos de queso, capeados y una salsa de jitomate o en chile pasilla y que se repita la serie de La reina del sur… Esto sí es orgánico porque llega de las chinampas de Xochimilco, dele de comer a los bichos, que parece un huarache azteca con una costilla y una salsa molcajeteada.