Se volvió un salvavidas

Se volvió un salvavidas

317
0
Compartir

Tras ser internados en la clínica de rehabilitación del boxeador Julio César Chávez en Culiacán, Sinaloa, hace cerca de dos años, los nietos de Cantinflas: Marisa y Gabriel Moreno Bernat, ahora se encuentran completamente recuperados de sus adicciones a las drogas. En exclusiva para GRUPO CANTÓN, su madrastra Abril del Moral, compartió la buena noticia de que los chicos están estudiando y trabajando.

“Los muchachos ya salieron, están muy bien, ellos quisieron quedarse más tiempo allá en Culiacán. Así que nosotros seguimos apoyándolos, les rentamos un departamento amueblado, ellos están felices porque están fuera de la clínica pero están yendo a un grupo de adiciones junto con algunos compañeros que también ya salieron de la clínica. Gabriel estuvo un año y ocho meses y Marisa casi un año”, platicó.