Festival de paella en Aca

Festival de paella en Aca

8141
0
Compartir
Raquel Bigorra

¡Acapulco no pierde su magia! No hay manera y menos si te quedas en el Hotel El Cano, para asistir al festival de paella. Este fin estuvimos por allá y la pasamos increíble.

No solo porque Lucy Guillen y Pedro Haces son unos grandes anfitriones. También los artistas que se suman cada año le dan mucho glamour al evento. Vienen familias de muchas partes de la República mexicana para degustar las paellas y formar parte del festejo.

Marco Flavio Cruz estaba emocionado, pues además de que la paella que cocinó le quedó deliciosa, anduvo promocionando su sal, con los invitados. Muy rica y bien presentada, la sal, es el nuevo negocio del productor. Mi querida Ana Cirré dejó a todos enamorados con sus nuevos temas.

Nos dio una probadita del disco que está por lanzar, y de veras que las canciones están hermosas. Daniel Riolobos fue el encargado de abrir la bohemia y Mario Pintor, de cerrar la tarde del sábado. Cabe señalar que los artistas que se animan a cantar en el evento, lo hacen de manera espontánea y con cariño.

Así como el festejo del cumple del siempre guapo Andrés García. Qué bárbaro, qué guapo está. Le apagaron las velitas del pastel y le cantaron las mañanitas el viernes en la noche. Se sumó Juan José Origel, con quien estuve también hace unos días en su programa. Todo esto después del fabuloso desfile de Daniel Espinoza. Joyero orgullo de Guerrero.

Ramiro Fumazoni llegó con su guapísima esposa Jessi y sus bellos gemelitos. Rafaella, mi niña, se puso a bailar con su hijito y ya mero querían los Fumazzoni que nos fuéramos emparentando.

Mi muy querido Patricio Cabezut tuvo que regresar a México el domingo muy temprano. Áurea, su esposa, está hospitalizada desde entonces. El viernes llegaron al evento en la noche con sus hijas y se veían radiantes. De hecho, ellos son de los artistas que cada año asisten a la fiesta en Acapulco.

Como Reynaldo López, el productor, y mi Papirrín. Quienes estaban también pasándola increíble a un lado de la alberca. Con un dolor terrible, Pato se llevó a su mujer al hospital. Vómitos, malestar y sin muchas fuerzas, la internaron el domingo en la tarde. Hasta ayer no habían podido darle el alta. Trae una común infección en los riñones pero no cede ni con antibióticos. Sigue con fiebre y mucho malestar, así que la dejaron por lo menos un par de días más.

Mi Pato entre el programa, sus dos hijas y que justo hoy está grabando el video de su nuevo tema con Chairel, su grupo de rock, anda dividiéndose en mil. Yo le agradezco que nos haya invitado a mi familia a mí, porque verdaderamente es un lujo el festival de paellas en El Cano. Triste porque no pudimos compartir allá en Aca, como era nuestra idea, pero bueno, esperemos Aurea mejore, que es lo importante.

¡A gozar que el mundo se va a acabar! Si tiene oportunidad no deje de apartar lugar para el 2020. Es tan popular el evento que no solo convivimos con compañeros artistas y periodistas, también nos reencontramos con amigos de antaño que hacía mucho no veía. Bueno, hasta mi lágrima de emoción me salieron, y eso que no tomé. Y miren que todo el fin de semana hubo barra libre. Nos vemos en el festival de paella en el Hotel El Cano el próximo año. Mientras, nos leemos próximo vienes en El manual de la buena esposa.