¡La charola!

¡La charola!

859
0
Compartir
Hugo Hernandez

La que de plano pasó la charola en el Congreso de la Ciudad de México fue la diputada de Morena, Guadalupe Aguilar Solache, pero algunos sacaron el cobre y no se pusieron la del Puebla, negándose a cooperar por una noble causa encabezada por la congresista.

La idea es pagarle el viaje a China al niño Juan Pablo González Cruz, de 9 años de edad, quien está invitado a competir en el Campeonato Internacional de Aritmética, ya que obtuvo el primer lugar en la competición de Cálculo Mental a nivel nacional y tiene el sueño de ir a representar a México, pero el boleto de avión sale en unos 30 mil pesos. Hasta el jueves, se juntaron poco más de 30 mil pesos, pero no es suficiente.

Parece que por fin pondrán orden sobre la información catastral y registral en una sola instancia con atribuciones y facultades delimitadas dentro de la estructura administrativa de la CDMX, y es que el diputado Víctor Hugo Lobo propuso una nueva ley para unificar y modernizar la normatividad vigente, ya que al existir un mandato en la Constitución Política de la Ciudad de México, es necesario elaborar el marco legal adecuado para habilitar sus facultades en una sola institución.

Lobo Román considera que con este nuevo diseño institucional, se evitará la corrupción en todos los niveles de Gobierno, y generará  paulatinamente mejores resultados, no solo en la administración pública y recaudación, sino como fuente de información y datos para una mejor planeación del desarrollo urbano.

Los que se fueron muy contentas y contentos del Congreso, son los integrantes del colectivo LGBTTTI, quienes exigían derogar los artículos 24 y 27 de la ley de Cultura Cívica, recientemente aprobada por el Congreso de la Ciudad de México, toda vez que criminalizaba el trabajo sexual, pero el diputado Temístocles Villanueva y todas las bancadas, recompusieron y modificaron la ley para eliminar ese concepto, con lo cual recibió besos y abrazos de ese colectivo.