Pide a Chente una disculpa

3643

Hace unos días, Vicente Fernández dijo en una entrevista que había rechazado un hígado porque podría ser de un gay o un drogadicto. Jennifer Arias, madre de Alondra, una pequeñita que donó sus riñones e hígado, le respondió:

“No me haga comenzar con su homofobia, el motivo de esta carta es por la falta gravísima e indignante de respeto que usted deliberadamente externó hacia las personas que donan vida. Se lo digo otra vez, REGALAN VIDA. Probablemente alrededor de 15 a 20 personas mueren diariamente esperando una oportunidad como la que usted desperdició. Con la mano en la cintura, lujo de burla y desprecio, rechazó. No contento con eso, lo promulga en los medios, ha de estar muy orgulloso de lo que hizo. ¿Quiere un aplauso el señor?”, escribió la señora.

Muy clara en sus ideas, siguió: “No solo es usted un malagradecido, usted se atrevió a llamar ‘cabrón a alguien que falleció y que probablemente su última voluntad fue donar sus órganos para salvar vidas. ¿No se le ocurre que ese ‘cabrón’ tiene familia?, ¿que hay una esposa o una madre destrozada por su muerte? Para usted era un drogadicto desechable. Además utilizó la palabra homosexual como despectivo, qué poquito amor al prójimo, qué nulo respeto, qué hipócrita”, comentó.

“Le quiero exigir que se disculpe, si es que le queda algo de vergüenza, y es muy hombrecito tenga respeto por los pacientes que esperan un órgano, por los pacientes que fallecen en la espera de un órgano, por sus familias, por los cabrones y cabronas que fallecen y donan sus órganos, por los pacientes trasplantados que honran la vida de quienes les dieron vida…”, finalizó.