Forjando su propia historia

34

Ciudad de México.– Muchos piensan que por ser hijo de algún luchador famoso o venir de una dinastía, las puertas del éxito se abren rápidamente; sin embargo, Robin, hijo de El Brazo y sobrino de Brazo de Pata y Brazo de Oro, desmiente esta creencia y asegura que tras 14 años como luchador profesional a él nadie le ha regalado nada.

“Ahora cualquier joven se dice ser luchador porque entrena uno o dos meses y recibe una licencia, pero para nosotros los juniors es todo más difícil, porque piensan que nos regalan todo, pero no, a mí me ha costado sangre, sudor y lágrimas llegar a donde estoy y tener lo que tengo, porque gracias a esta empresa he luchado en otros países, he estado en torneos importantes y aquí estoy al pie del cañón, al son que me toquen bailo, pero que se quiten esa idea que por ser hijo, familiar o venir de una dinastía te van a ayudar y te va a salir todo más rápido; al contrario tienes que esforzarte al doble”, señala en entrevista con Grupo Cantón.

Pese a que la espera ha sido larga, asegura que le es fiel al Consejo Mundial de Lucha Libre (CMLL) porque cada ocho días tiene trabajo y anda de arriba para abajo, además de luchas que consigue por fuera.

“Sea una arena chica o una arena grande yo siempre me entrego como todo un profesional y eso a los promotores les gusta, por eso me buscan, entonces, no me desespero porque trabajo tengo y no he buscado irme a otro lado porque soy fiel al CMLL y estoy aquí firme, con la camisa bien puesta, porque aquí me siento como en mi casa, protegido, querido y amado por el público y, si ya cumplí ocho años en la empresa, me quiero hacer viejo en la Arena México y consolidarme aquí en el Consejo Mundial de Lucha Libre”, sentencia.

EMPRESARIO

Sobre la nueva faceta que inició como empresario al inaugurar su cafetería en el gimnasio donde licenentrena, agrega que se siente muy contento. “Estoy feliz porque se me dio la oportunidad de inaugurar mi cafetería El Rincón del luchador, es algo nuevo y bueno para mí, porque aparte de la lucha ya me inicié como empresario; ahí damos comida sana y se les llevan las dietas a los que entrenan ahí. Aparte me gusta mucho la cocina y, afortunadamente, tengo el apoyo de mi esposa y mi mamá que me ayudan a atenderla y eso me da la oportunidad de entrenar y cumplir con mis luchas, giras y compromisos de trabajo”, apunta el menor de la Dinastía Alvarado.

Sobre los objetivos que se ha trazado para lo que resta de 2019, asevera que está buscando algún reto importante de cabelleras, máscara o campeonatos. ”Principalmente quiero el campeonato de Eléctrico porque lleva mucho tiempo sin exponerlo, nomás lo tiene guardado, entonces, me gustaría que los expusiera conmigo y que nos diéramos entre compañeros. Sino yo estoy puesto para lo que sea y contra quien sea”, finaliza.