Laura Zapata: “Nunca me he operado porque no quiero entrar a la...

Laura Zapata: “Nunca me he operado porque no quiero entrar a la cultura de las nalgotas y tetotas”

11675
0
Compartir
México, D.F (27/01/2016).-Laura Zapata Llegando a la Casa de la Cultural. PHOTOAMC
Shanik Berman

Laura Zapata siempre andas muy escotada, ¿Es importante para una mujer usar el escote?

“Yo creo que si, a mí me gusta y yo no me he operado los pechos nunca, yo naturalita porque soy rezacatona y operarme hubiera sido como entrar a la cultura de las nalgotas y de las tetotas; del gusto del carnicero. Mi exnovio me decía: ‘estás perfecta porque la tuya es belleza natural’, entonces yo naturalita siempre”.

¿Extrañas hablar con tus hermanas Gaby, Federica y Ernestina?

“Ay no, para nada, fue muy triste darme cuenta quiénes eran realmente; mucha hipocresía, mucho veneno, mucha maldad hacia mi persona y ahí se acabó todo o tal vez todo se acabó antes de empezar, el Doctor Ernesto Sodi, papá de mis hermanas, nunca me permitió estar con mi mamá, yo tenía 3 años cuando mi mama se caso con él , era un hombre abusivo , alcohólico a quien yo pondría en el infierno”, dijo refiriéndose al padre que murió cuando Thalía tenía 5 años de edad.

¿Nunca se van a contentar?

“No, no me interesa, somos espíritus diferentes, pensamientos diferentes, trayectorias diferentes”.

Si te necesitaran y te pidieran ayuda, ¿las ayudarías?

“No, ya no. Se les acabó Laura Zapata”.

¿Thalía sigue pagando mensualmente una cuota para tu abuelita Eva Mange?

“Sí, ella mandó a su abogado que se puso de acuerdo con la abogada de mi abuela y tiene que darla mientras viva mi abuelita, que tiene 101 años, porque lo firmamos ante notario y de ella ahora solo puedo decir cosas buenas”.

¿Tu abuelita ya no sale de su casa?

“Ya no quiere salir, ella que era mi compañera, le digo, ‘mi mejor gallo se me está echando’, le da flojera que la muevan, ya no camina sola sino en silla de ruedas, ya no quiere vivir, ya se quiere ir, está muy cansada pero está muy sana y come muy bien y cuando yo pienso egoístamente no quiero que se vaya porque ella es mi compañera de toda la vida, siempre hemos vivido juntas desde que yo nací y me prohibió el papá de Thalía vivir con mi mamá, mi abuelita todavía piensa bien, aunque se le van ya las cabras, un día me dijo: ‘ay mijita, es que vengo de la cárcel’, ‘¿cómo abuelita?’, le digo, y me dice: ‘sí, es que me metieron a la cárcel’, pero a veces está muy clara, lúcida, jugamos dominó y me gana pero se queja mucho y dice: ‘Estoy triste’”.