“Acto privado” en plaza pública

“Acto privado” en plaza pública

283
0
Compartir
Alejandro Lelo de Larrea

Este fin de semana, la gira de trabajo del presidente Andrés Manuel López Obrador fue quizá la más cuidada de todas, por parte de los equipos de logística, estatales y federal.

Primero, el viernes, la enorme seguridad que rodeó a López Obrador en Minatitlán, Veracruz. Su llegada fue como él describió el miércoles que ocurría en el pasado: “¿No se acuerdan cuando pasaba un presidente, cuántas camionetas? A lo mejor hay alguna imagen por ahí: era una, otra, otra, otra, 10 camionetas…”. Así más o menos se vio en el video que circuló en internet de su llegada a esa conflictiva ciudad veracruzana.

Al día siguiente, en la plaza central de Matías Romero, Oaxaca, un mitin totalmente controlado. Sólo dejaron entrar a empleados de los municipios morenistas y militantes de ese partido.

Esto, por el temor de que hubiera protestas contra López Obrador. Decidir que los periodistas de la fuente presidencial que cubrían la gira no podrían llegar a la plaza central de Matías Romero. “Acto privado”, el argumento.

¿López Obrador convirtió en privada una plaza pública y le prohibió la entrada a los medios? El temor de López Obrador: el proyecto ferroviario del Corredor Transístmico enfrenta fuerte resistencia en la región. Temían que hubiera protestas y salieran en los medios.

López Obrador sabe que hay miles de personas en varios pueblos de la región que no van a ceder sus tierras, que en su mayoría son ejidales (de uso común). El primero que intentó y fracasó en la construcción del Corredor Transístmico fue Benito Juárez. Habrá que ver si AMLO puede lo que no logró su icono