¿Cómo cuidar a tu bebé del golpe de calor?

¿Cómo cuidar a tu bebé del golpe de calor?

140
0
Compartir

Cuando suben las temperaturas, son frecuentes los casos de golpe de calor en los niños y bebés. Los bebés son muy sensibles a los cambios de temperatura, y exponer a nuestro bebé a temperaturas elevadas puede desencadenar un cuadro grave en bebés y niños.

¿Qué es el golpe de calor?

El golpe de calor es la alteración más grave de la regulación térmica. Se trata de una respuesta del cuerpo a una pérdida excesiva de agua y sal contenidas en el sudor. Las causas del golpe de calor se deben a una exposición excesiva al sol, por no estar adecuadamente hidratado o protegido. Los bebés y los ancianos son los grupos que tienen mayor riesgo de padecer un golpe de calor.

Síntomas del golpe de calor La mayoría de los golpes de calor tienen lugar en días soleados, pero también se pueden producir a la sombra y en días muy calurosos.
Entre los síntomas más comunes que pueden presentarse tenemos:
– Irritabilidad e incomodidad
– Piel muy irritada por el sudor en el cuello, pecho y axilas
– Calambres musculares
– Agotamiento, cansancio y debilidad
– Mareos, náuseas y vómitos
– Dolor de cabeza
– Desmayos o pérdida de consciencia
– Deshidratación

¿Cómo actuar frente al golpe de calor?

Si notas que tu bebé presenta algunos de estos síntomas, debes actuar de la siguiente forma:
En niños mayores de un año suministrar suero casero (como la limonada alcalina) La limonada alcalina se puede preparar con la mezcla de un litro de agua, el jugo de dos limones, un poco de sal, una cucharada de bicarbonato sódico y azúcar al gusto.

-A los bebés que ya han iniciado la alimentación complementaria suministrar agua mineral
-Ofrecer leche del pecho al bebé lactante
-Llevar al bebé a un lugar fresco y ventilado, o con aire acondicionado
-Quitar toda la ropa al bebé
-Bañar al bebé con agua fresca
-Dejar que el bebé descanse
En el caso de que el bebé no responda a estas animaciones, conviene buscar orientación médica inmediatamente.

Prevención de los golpes de calor

Los golpes de calor se pueden prevenir:
– Ofreciendo líquidos a los bebés y niños, con frecuencia
– Ofreciendo el pecho a demanda al lactante
– Realizando varias comidas ligeras a lo largo del día y a ser posible frescas o a temperatura ambiente
– Bañando a tu hijo con más frecuencia
– Realizando actividades más relajadas a los niños
– Manteniendo a los más pequeños protegidos del sol, principalmente en las horas de más calor
– Procurando estar en lugares frescos y ventilados
– Vistiendo a los bebés con ropa ligera, de algodón y de colores claros
– Evitando estar mucho tiempo dentro del coche