Novia pierde el 90% de su cabello por el estrés

Novia pierde el 90% de su cabello por el estrés

1909
0
Compartir

Londres, Inglaterra. El día de tu boda debe ser uno de los mejores de tu vida. Pero Michelle Wilson-Stimson se quedó tan estresada al planear su gran día que perdió casi todo su cabello por el estrés de su boda.

Dos semanas después de decir “sí acepto”, se despertó para encontrar mechones en su almohada. Y dentro de cinco meses, Michelle, de 42 años, había perdido el 90 por ciento de su cabello.

La madre de tres hijos de Stamford, Lincs, dice: “Estaba horrorizada. Se supone que es un hermoso día, pero me dejó tan lleno de ansiedad que ahora soy calva.

La gente no se da cuenta de lo estresante que es planear todo. El gran sueño de una boda blanca puede convertirse en una pesadilla.

Michelle dijo que sí cuando el socio Jonathan, de 32 años, un oficial de seguridad de vuelo, lo propuso en mayo de 2013. Establecieron un presupuesto de £ 8,000 euros.

Michelle, una fotógrafa, dice: “Al principio, estaba emocionada. Pero se volvió estresante bastante rápido. Este fue mi segundo matrimonio y después de que algunos amigos y familiares hicieron algunos chistes sobre la “segunda vez afortunada”, sentí que no podía apoyarme en nadie en busca de ayuda.

Pero como ocurre en algunas oportunidades, los contratiempos estuvieron a la orden del día. El peluquero le falló a último minuto y el vestido de novia llegó con algunos retoques por hacer. “Opté por comprarlo por Internet. Cuando recibí la notificación que el vestido sólo llegaría faltando pocos días para mi matrimonio, mi estrés empeoró. Yo no podía dormir”.

El día de la boda no fue muy diferente y hasta tuvo problemas en su entrada en la iglesia, cuando la música se frenó en medio de su recorrido hacia el altar. “Llegué al altar en el más puro silencio. Fue horrible”.

Dos semanas después de la fiesta, su cabello empezó a caerse. “Los médicos se preguntaron si yo había pasado por mucho estrés y casi comencé a reírme cuando conté mi boda. Me contaron que desarrollé alopecia. Me quedé con el corazón partido, los profesionales no sabían si mi pelo crecería de nuevo”.

Tiempo después ella continúa sin cabello, pero logró aceptar su nueva condición. “Los médicos no están confiados, pero finalmente me acepté como soy y estoy aprendiendo a ser feliz sin cabello”.