Jefa del trapeador

Jefa del trapeador

9715
0
Compartir
Raquel Bigorra

Nos dieron unos días de vacaciones en Tu casa TV y en lugar de irme a Acapulco, como era el plan, me quedé a adueñarme del trapeador y la escoba, en la casa de todos ustedes. ¡Dios de mi vida! Las que son mamás, trabajan, tienen pareja y muchos compromisos diario, como tomar la clase de zumba en las noches, me entienden. No hay tiempo, no alcanza.

A mí me urgía abrir mis cajones y poner orden en la cocina, en el clóset…. Por eso me puse un pañuelo amarrado a la cabeza, unas chanclas y me la pasé sacando tierra de todos lados y con la música a todo volumen.

Ya mero me andaba ahogando entre tanta agua cuando me habla mi comadre Michelle Vieth para saber cómo me iba en la vacación. Como ella andaba cerca de casa se me apareció con los 4 hijos. Mi hija Rafaella, feliz, no los ha dejado salir de casa. Ahí los tiene en plan de secuestrados. “Mamá, ¿verdad que no se van?” , me dice cada cinco minutos. Ya se inventó hasta pijamada con tal de que no se vayan.

Los niños son un encanto y mi Mich los tiene tan bien educados que de veras no se sienten. El mayor hasta acompañó a mi marido al súper y lo ayudó a traer lo que nos hacía falta. Somos tantos que no cabemos en la mesa, pero de que estamos felices, eso es seguro.

Pero el aplauso mayor se lo lleva mi amiga. Cómo ven que Michelle Vieth también agarró la escoba y el trapeador y se ha puesto a limpiar conmigo, a la par. Como buena costeña, maneja la chancla tan bien como yo. Y entre que chismeamos, nos tomamos el cafecito y mi marido hasta nos invitó anoche a un mojito, ahí andamos de amas de casa.

¡A gozar, que el mundo se va a acabar! Oficialmente puedo decir que soy la jefa del trapeador y me siento muy orgullosa. Mi casa ya quedó como llevaba tiempo soñaba tener y además con la mejor compañía. Mi queridísima Michelle Vieth nos hizo los días con su grata presencia, sus increíbles anécdotas y sus maravillosos hijos, quienes vinieron a rodearnos de mucho amor. Así mis vacaciones de Semana Santa y preparándonos ya para este jueves celebrar las 200 representaciones de A oscuras me da risa. Los espero en el CC1 todo este fin, mientras nos leemos próximo viernes en El manual de la buena esposa.