Depresión postparto paterno

Depresión postparto paterno

623
0
Compartir
(Foto: Agencia)

Son las mujeres las que llevan el producto, pero también ellos sufren los cambios hormonales.

México.- Si bien es cierto que la parte más difícil se la llevan las mujeres durante el proceso de gestación por la serie de cambios físicos, emocionales y hormonales, lo cierto es que está comprobado que el postparto paterno sí existe, ya que también sufren cambios Existimos en una sociedad que está acostumbrada a asociar todas las implicaciones del antes, durante y después del parto sólo con las mujeres, no obstante también a ellos les toca su dosis.

Los cambios no sólo se encuentran en nosotras, los padres también se ven afectados por ello al menos aportan el 50% del esfuerzo para traer al mundo a su bebé, ligados tanto físico como psicológico y sentimentalmente.

LOS CAMBIOS
Un pequeño porcentaje de los hombres, sobre todo los primerizos y comprometidos con su pareja, podrán encontrar y percibir ciertos cambios como son depresión, desorden hormonal y disminución del deseo sexual.

CICLO EMPÁTICO
Se alteran las hormonas como: Cortisol, que es la responsable del desarrollo del estrés La prolactina, que es la responsable de la producción de la leche materna La testosterona, la hormona masculina.

Esta etapa se llama también “Ciclo empático”.

PSICOSOMÁTICO
Este conflicto interno de hormonas inicia en paralelo a los de las madres y trae como consecuencias náuseas y vómitos. Es un proceso transitorio, puede durar el tiempo que se presente en las madres o menos, es por ello, que es importante que los hombres tengan paciencia y entiendan ese hermoso momento por el que están pasando.

DEPRESIÓN
Este síntoma se presenta, debido al brusco cambio en la rutina de los padres, es decir, las actividades que venían haciendo ya no serán las mismas y eso supone un desequilibrio emocional en ellos.

La depresión postparto, se ha determinado que los padres no sufren este trastorno inmediatamente después de que las madres den a luz, de hecho, durante las primeras semanas pueden llegar a experimentar un estado de felicidad plena, no obstante es entre los tres y seis primeros meses de nacido el niño, es cuando comienzan a experimentarlo.

PUEDE SER TRANSITORIA
Por lo general, los más propensos a pasar por este difícil momento son los que tienen una pareja que también pasa por ello. En tal sentido, esto es como un efecto contagioso, que puede que sea transitorio y logre desaparecer sin problemas, tal como nos puede ocurrir como madres.

Pero si no se ataca a tiempo, si no se centran en ver esto como una etapa más que requiere adaptación, puede traer consecuencias nefastas en la familia y afectar seriamente el bienestar psicológico del bebé.

ACEPTACIÓN AL CAMBIO
Se recomienda a los padres que reconozcan la etapa que atraviesan y aprendan a adaptarse a los cambios.

Por lo tanto, deben aceptar que todo ser humano debe pasar por ello, que la dinámica de la vida puede y debe cambiar abruptamente para hacernos crecer como personas.

DISMINUCIÓN DEL DESEO SEXUAL
Estas consecuencias son a causa del cansancio, las nuevas responsabilidades y la recuperación de la madre. Es por ello que la satisfacción sexual queda en un segundo plano.

Además esto se produce también debido a las implicaciones del proceso del parto, donde los hombres entran en contacto directo con la sangre, gritos, procedimientos médicos, que puedan llegar a traumatizarlos de alguna manera.

Es importante que la pareja mantenga una comunicación abierta, en donde se comprendan mutuamente y se apoyen para que juntos logren salir victoriosos de estas etapas tormentosas.

En todo caso, si es necesario, las parejas pueden buscar ayuda profesional, de modo que puedan superar esta etapa que por muy difícil que sea, son las que llegan a abrir las puertas de una nueva vida llena de bendiciones, acompañada de esas hermosas criaturas que nos llamarán “mamá” y “papá”.