Demolerán 200 casas humildes

635

Raymundo Martínez Vite dio a conocer que las notificaciones fueron entregadas y no habrá marcha atrás

 

Ciudad de México.- El alcalde de Tláhuac, Raymundo Martínez Vite, ejerce una política mezquina y de mentiras, el cual pretende demoler 200 casas construidas en colonias pobres, por lo que es preciso la intervención de la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, estableció Gloria Brito, dirigente de Antorcha Campesina en la Ciudad de México.

Dio a conocer que las notificaciones ya les fueron entregadas y de acuerdo al edil no habrá marcha atrás, bajo el argumento de que se encuentran en zonas irregulares. Actitud que contraviene sus promesas de campaña de regularizar tales asentamientos.

Los afectados residen en las comunidades de San Ignacio de Loyola, San Agustín, San Miguel, Los Reyes y Santa Cruz.

Gloria Brito aclaró que tales familias le solicitaron al alcalde su apoyo para no ser desalojadas, sin embargo, la respuesta fue: “las casas se van a demoler, de una vez se los digo, esto es una cuestión que traemos como Gobierno de no dejar viviendas en pie, establecidas en zonas irregulares. Yo no les voy a mentir, si les llegó la notificación, demolición, demolición”.

La dirigente del antorchismo capitalino repudió la política mezquina y de mentiras del alcalde de Tláhuac, Raymundo Martínez, quien sin importarle quedar en vergüenza al no respetar sus propios compromisos de regularizar  los asentamientos de Tláhuac, ahora pretende demoler los hogares de más de 200 familias.

Ante tal actitud del alcalde, solicitó urgentemente la intervención de la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, para que no se cometa esa injusticia.

El movimiento antorchista capitalino criticó a Martínez Vite porque cuando andaba en campaña política acudió a todas esas colonias y habló con sus habitantes, a quienes les prometió que si ganaba las elecciones regularizaría a la brevedad sus inmuebles, y ahora que ya consiguió lo que quería y está sentado en la silla del poder le dio amnesia y solo se dedica a burlarse de las familias humildes.