Se armó el reventón

Se armó el reventón

1055
0
Compartir
Daniel Bisogno

Pero no de trompas, sino de amigos: resulta que Abril, la guapísima y encantadora esposa de mi querido hermano y socio Alejandro Gou, cumplió años y se armó tremendo pachangón en su casa. Se puso de pocas tuercas, pues de alguna manera fue reencontrarnos con amigos que toda la vida hemos trabajado juntos y que sabemos que siempre estarán ahí el uno para el otro, pero que por chamba no nos vemos con la frecuencia que quisiéramos. Así que cuando nos juntamos se pone muy divertida la cosa.

A los primeros que vi fue a mi querida Anette Michelle con Greg, su marido, y nos pusimos a lavar desde temprano; Anette Michelle y yo somos como hermanos y hemos trabajado en obras de teatro y programas de televisión, acuérdense de Tempranito, que estuvimos nada más ni nada menos que diez años juntos haciéndolo, así que ya sabrán el cotorreo. Luego apareció mi querido René Franco con el “pesimismo humorístico” que le caracteriza, llegó acompañado de una nueva novia que además de guapa es sencillamente encantadora, y tengo la petición de mi querido Franco de que por favor no revele el nombre de la joven, pero les puedo decir que es hija de uno de los más grandes actores de nuestro cine mexicano de las décadas de los 70’s y 80’s .

Poco tiempo después llegaron mis hermanos Los Mascabrothers, quienes andan ahí muy contentos haciendo una serie que se llama Hijos de su madre en Claro Video y les está yendo increíble; también se agregó mi Negrito Araiza, quien llegó con Fernanda, su mujer, y como estamos ya ensayando el nuevo Tenorio cómico 4T, pues ¡ya se imaginarán lo que les espera, público querido! Miren que fue una verdadera hazaña que Fernanda le diera chance al Negro de hacer teatro, porque generalmente se opone y como las últimas veces le abrió un sobre de esos amarillos de su sueldo y agarró mi Negrito para unos tacos sin pedir permiso, o sea que le llegó el sobre incompleto a Fernanda, así que casi me lo matan.

También llegó mi querido Sergio Gabriel, quien por cierto acaba de estrenar en teatro Naranja mecánica, aquella obra maestra de Stanley Kubrick y dicen que está buenísima; también llegó mi adorada Karlita Ramones sin Adal. Mi Adalito estaba en Ecuador haciendo sus monólogos con los que trabaja todo el año y le va re bien. Los anfitriones, una gloria como siempre, mi querido Gou y Abril haciendo que todo el mundo se la pase bomba. He dicho.