El final está cerca

74

Ciudad de México.– El 11 de abril de 1980, en Tijuana, Baja California, nació Jacqueline Nava, quien justo en su cumpleaños número 39 se prepara para disputar una pelea más en su trayectoria.

Después de superar a Carolina La Fiera Álvarez en su natal Tijuana, La Princesa Azteca entrena en la Ciudad de México para medirse a una vieja conocida.

“Mientras tengamos la oportunidad, queremos ir a la altura, porque me da mucha más confianza para estar fuerte arriba del ring, rápida, certera, eso es lo que me ha traído los nocauts.

“De hecho, las dos últimas veces que fui a la altura me ha ayudado para hacer eso y no lo quiero dejar de lado, volvemos esta vez a la altura por lo menos tres semanas para agarrar esa condición que queremos”, refiere en entrevista para Grupo Cantón Jackie Nava, que entrena a conciencia en un gimnasio por los rumbos del Eje Central, previo a medirse a Marcela Acuña, probablemente el 18 de mayo.

“Me enfrenté con Marcela en el 2009, y ahora se está manejando con ella esa pelea, es ya casi un hecho, pero a mí ya me dijeron que sí va, la fecha está por definir y hay un lugar que está muy interesado que es León, Guanajuato, es lo más seguro.

“Cuando me enfrenté a ella iba por título, fui a pelear en el Luna Park, y fue una pelea un poco extraña para mí, ya que te dejan enfriar mucho en el vestidor antes de la pelea, son detallitos que a veces te sacan de onda y vas tu sola con tu equipo de trabajo, sólo dos personas, y la verdad es que tu mente cambia, no estaba concentrada arriba del ring, dimos un buena pelea, la vi muy pareja, pero le dieron decisión unánime a ella, y es una espinita que se queda”, comenta la boxeadora, quien asevera, ésta será una revancha ante la pampera .

“Así es y aparte con un poquito de más experiencia arriba del ring, antes sí había cierta estrategia, pero a veces la mente te falla y eso lo hemos mejorado muchísimo, hemos trabajado distintos ejercicios que trabajan la mente y esa parte hay que fortalecerla con lo físico para que podamos funcionar arriba del ring.

“Quisimos hacer esto, además hubo un acuerdo con la gente de Argentina y ella está decidida a salir, porque al parecer no quería salir de su país, y ahora lo va a hacer, hay que aprovechar la oportunidad y ganarle bien a ella”.

Además, Nava Mouett califica a Acuña como la rival ideal. “Para mí ella sería el reto más difícil, porque es muy inteligente arriba del ring, es fuerte, muy experimentada, para mí sería de los retos más fuertes”.

RETIRO

Cerca de llegar a las cuatro décadas de vida, Jackie se sincera, y acepta que está cerca de colgar los guantes de manera profesional.

“Yo ya estaba manejando este año como el último, sí quiero dejar de pelear, no porque no pueda, o porque ya no me dé mi cuerpo, por que me ha estado rindiendo bastante bien, pero creo para hacer esto arriba del ring a mis 39 años, hay que cuidarse mucho, de una lesión ya no te recuperas como a los 25 años, creo que hay que cuidarse un poco más.

“Aparte es difícil ya con la familia, creo que traemos otros proyectos, si bien ya fui diputada federal, donde hice un espacio dentro del boxeo, vienen otros proyectos a los que les quiero poner atención y tengo que retirarme para dar el siguiente paso, no puedo hacer todo junto, porque voy a descuidar alguna cosa y no quiero descuidar el boxeo porque es muy celoso”.

SUEÑOS PENDIENTES

Antes de retirarse de los encordados, Jackie confiesa que desea cumplir dos deseos: uno es conquistar el título absoluto de Peso Gallo, pues ostenta sólo el interino y entre bromas aclara que así no le sabe, pues “no me siento campeona”, y el otro, es pisar un gran escenario.

“Es realmente lo que me interesa, ser campeona de otro título, el Gallo, pero igual lo que me llama más la atención es hacer una buena pelea, que se vea algo bonito arriba del ring y que la gente lo disfrute”

“Quiero pelear en el MGM, en una función grande, he peleado en Las Vegas en funciones más chicas, he estado en el Hard Rock y en otras funciones más pequeñas, pero siempre he querido pelear en sitios como el MGM, el Staples Center, en lugares donde de repente dices: ‘Hazme un espacio’, no le hace que sea a las cinco de la tarde cuando no hay mucha gente, pero estar ahí es como un sueño mío, lo he buscado, pero no se ha podido dar”, asegura La Princesa Azteca antes de calzarse los guantes y retomar el intenso entrenamient