Un sueño que se mide en kilómetros

56

Por: Alejandra Durán

 

A propósito de… La Caravana Madre anunciada por la Secretaría de Gobierno Olga Sánchez Cordero, según la Real Academia Española, la migración es el desplazamiento de personas principalmente por causas económicas o sociales. Justamente es lo que están viviendo  hombres, mujeres y niños originarios de Honduras, Guatemala, Nicaragua y El Salvador, que en busca de mejorar y salvaguardar su vida tienen como objetivo llegar a Estados Unidos de América.

A lo largo de los años en México diferentes caravanas migrantes han llegado, cada una con diferentes causas, por ejemplo la caravana de madres de migrantes desaparecidos (en su mayoría originarias de Centroamérica) que arribó México en busca de sus hijos e hijas que cruzaron fronteras mexicanas con el objetivo de llegar a Estados Unidos y no volvieron a saber de ellos y ellas. La caravana recorrió 11 estados del país mostrando fotografías de sus hijos para saber si alguien los reconocía.

Algunas caravanas que han cruzado la frontera de México son de migrantes mexicanos que llegaron a Estados Unidos y por su situación ilegal no pueden regresar y pasan muchos años en territorio americano, por ello el 15 de diciembre de 2016 una caravana de más o menos 150 automóviles cruzaban la frontera de Estados Unidos y México para llegar principalmente a Querétaro. En 2017 se repitió este movimiento sólo que ahora se registraron más de 200 vehículos con destino a Estado de México, Querétaro, San Luis Potosí, Michoacán y Jalisco.

Pero el 25 de marzo del 2018, se registró la concentración de migrantes centroamericanos en la frontera México-Guatemala, esta caravana fue denominada Viacrucis Migrante cuyo objetivo principal fue pedir asilo en Estados Unidos; México otorgó a través del Instituto Nacional de Migración (INM) 600 permisos para transitar por 30 días en territorio mexicano. El Viacrucis Migrante llegó a la frontera de Tijuana con Estados Unidos después de un mes de trayecto, sin embargo, solamente llegaron un poco más de 500 personas. Las declaraciones del presidente de los Estados Unidos fueron de desaprobación ante esta movilización: “Se están volviendo más peligrosos” publicó Trump en su cuenta oficial de Twitter el primero de abril, así mismo exhortó a México a no dejar pasar a los migrantes escribiendo en la misma red social: “México tiene el poder absoluto de evitar que estas grandes caravanas‟ de personas ingresen a su país”.

Siendo ya la segunda caravana migrante del 2018 en México el pasado 13 de octubre de ese año, aproximadamente 1,600 migrantes se reunieron en la Ciudad de San Pedro Sula, Honduras, para dar inicio a su viaje transitorio primero por Guatemala en donde se fueron uniendo más migrantes, al llegar a la frontera de Guatemala con México ya sumaban 4,000 personas que buscan refugio al norte de América. A su paso por Guatemala y México la nombrada Caravana Migrante suman actualmente un aproximado de 7,000 migrantes, según cifras de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Esta caravana no fue la primera que transita por México, pero si fue la primera en ser numerosa y en la que el estado Mexicano consideró dar apoyo, en rubros como asistencia médica, víveres, apoyo en regreso a su país si así lo deciden, y permisos de estancia en México hasta por 30 días, que es el plazo que tendrán para resolver su situación legal como refugiados en México.

 

Caravana Madre

La mayoría de los migrantes que constituyen la Caravana Madre tienen diversos problemas que los han llevado a tomar la decisión de abandonar su país, las principales causas se deben a ilegalidades e inseguridad, según la revista Forbes, Honduras y el Salvador son de los países más violentos sin estar en guerra, puesto que es de las naciones con más de 20 muertos por cada 100,000 habitantes en 2016, El Salvador ocupaba el segundo lugar, seguido de Siria y Honduras el cuarto lugar.

Así mismo la inseguridad se acompaña de la corrupción dentro de los núcleos políticos, ya que estos están coludidos con cárteles y grupos criminales. Otro factor que es uno de los más preocupantes y que casi no es mencionado es la Violencia Doméstica que viven las mujeres en esos países y la falta de apoyo por parte de las autoridades correspondientes para castigar a los agresores. También la falta de oportunidades económicas para los adultos es lo que les obliga a buscar mejores ingresos para sus familias y para ellos la solución es migrar a otro país. Sin embargo, algo que ocasiona la baja economía son las catástrofes naturales como inundaciones o sequías dejando sin agricultura a estos países.

Los migrantes han decidido viajar en caravana porque así sienten estar más seguros y evitar el pago de hasta 100,00 dólares a traficantes de personas, según la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA) si no pagan esta cuota a los traficantes, los migrantes se arriesgan a ser víctimas de diversos crímenes o hasta perder la vida y esto se fundamenta en que del 99% de los delitos denunciados en México no tienen seguimiento, datos de esta organización.

Los migrantes tienen derechos pero de igual manera deben cumplir con las leyes que rigen a los países a donde se dirigen, la Secretaria de Gobernación Olga Sánchez Cordero, afirmó que esta Caravana Madre es la más grande que pretende entrar al País pues consta de más de 20 mil personas, sin embargo la organización no gubernamental, Pueblos sin Fronteras, aseguró que las declaraciones de la Secretaria son solo una estrategia para promover el miedo y alentar así a políticas migratorias más severas por parte de México.

Irineo Mujica coordinador de Pueblos sin Fronteras denunció agresiones, represión y persecución por parte del INM, culpando a este mismo instituto de cualquier agresión física o incluso la muerte de algún migrante. De igual manera pidió a la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) y a la Organización de los Estados Americanos (OEA) que vigile a México para que no rebase los derechos humanos de los migrantes. Por esta y otras declaraciones ya se ha juzgado a México como la policía migratoria de estados Unidos luego de que tras declaraciones de Donald Trump responsabilizando a México del movimiento que promete llegar a su frontera y de las consecuencias que traerá, manifestando a través de su cuenta oficial de Twitter que no dejará ingresar ilegalmente a su territorio, también amenazó con cerrar definitivamente la frontera con México, sin importar las consecuencias económicas y políticas.

Por su parte la secretaria Olga Sánchez Cordero anunció que se pondrá un cinturón de contención de fuerzas federales en el istmo de Tehuantepec, para evitar que ingresen en el país miembros del crimen organizado o personas con antecedentes penales,sin embargo todo apunta a que esta medida será utilizada para frenar el viaje de los migrantes hacia el norte.

En las cuentas oficiales de Twitter de los países de donde son provenientes los migrantes, dicen apoyar a sus ciudadanos para detener la migración en caravanas o grupos numerosos, han anunciado en esta misma red social, la entrega de equipo para emprender negocios, asistencia médica y artículos para la escuela. Mientras tanto hasta el 23 de octubre del año pasado, el Gobierno de Honduras había recibido más o menos a 750 de sus connacionales que decidieron no continuar en la caravana. La Comisión Permanente de Contingencias (Copeco) realiza labor humanitaria en Guatemala para apoyar a los hondureños que de forma voluntaria están regresando a su país.

En el tintero quedan algunas interrogantes, que se irán resolviendo al paso de la Caravana Madre, que sin duda es uno de los movimientos más grandes que llega a México en busca de liberarse del sufrimiento de su País, pero ¿las medidas actuales en México en temas de migración son para ayudar a los migrantes en su paso por México, o son medidas de contención para no perder relaciones bilaterales con Estados Unidos?