Tiempos de la reforma

Tiempos de la reforma

800
0
Compartir
Armando Ramirez

Era un joven estudiante de Derecho, pobretón, de 19 años, llamado José María Lafragua.

Al joven Lafragua le costó 5 años que la Lola le diera el sí. Dolores Escalante era novia de su mejor amigo. Cuando Lola cumplió los 19 años le dio el sí a José María para casarse. El joven se puso loco, sólo que su madre enferma ha muerto. El futuro político y periodista, con dolor en su corazón, pospone la boda… ¡Y se va a la Ciudad de México!

Desde chilangolandia el joven Lafragua termina su relación con la Lola de su corazón. No se sabe qué labios besó o si de pronto le entró –como a muchos jóvenes chilangos– el miedo al matrimonio, el hecho es que le sacó al mole de guajolote. El joven Lafragua en la Ciudad de México inicia una carrera política, es liberal seguidor de Juárez y cercano a Lerdo de Tejada, a los dos años es era Consejero de Estado, incluso ahora una calle de la Ciudad de México lleva su nombre.

No sabe por qué motivos o razón llega a vivir a la Ciudad de México la familia de Dolores Escalante, en la calle Pino de la colonia Santa María la Ribera. La familia Escalante organiza una fiesta a la cual es invitado Lafragua, y ahí va el joven y ve cómo Lola es asediada por los galanes. Pero irremediablemente se reconcilian. Lafragua en el vértigo de la política es diputado y está en Querétaro firmando la paz con Estados Unidos, luego de la invasión a nuestro país en 1847. Lola es perseguida por varios jóvenes, siente tentación por uno, pero un padre la convence que no ceder.

En 1850 es cuando Lafragua y Lola deciden casarse. En la ciudad hay epidemia de cólera y !la Lola muere! Es sepultada en el panteón de San Fernando. Lafragua encarga un mausoleo del tipo Julieta, la de Romeo. A partir de ahí el político viste de negro toda su vida, nunca se casa, y fue Ministro de Naciones.

En 1875 fallece José María Lafragua y es enterrado en el panteón Tepeyac, el de San Fernando estaba clausurado por las leyes de Reforma. Años después la familia de la Lola traslada los resto de Lafragua al sepulcro de la Lola en San Fernando. Ahora pueden ver el mencionado sepulcro de Lafragua y la Lola en el Museo Panteón de San Fernando, digo, qué tanto es tantito…