Crucero de zumba

Crucero de zumba

10889
0
Compartir
Raquel Bigorra

Estaba en altamar bailando zumba, por eso me desaparecí un poquito de BASTA!, pero aquí estoy de vuelta, llena de emoción para compartirles mi travesía.

Salimos de Miami, nos bajamos en Freeport, Bahamas, y luego en Labadee, Haití. Estuvimos navegando muy cerca de las costas de Cuba. Con ganas de echarme un chapuzón e ir a saludar a mi gente. Después me acordé que en mi isla no me queda nadie. Todos están en Miami, así que regresé con gusto a la Florida para abrazar a los míos, después de tomar, al menos, dos clases diarias de zumba.

Regresé bronceada, más delgada y contenta. Estuve con Beto Pérez, el creador, y con mucha gente que se subió al crucero de zumba. Venían de todos lados. Desde Japón hasta Colombia, y por supuesto, México. En mi vida había visto tanta gente feliz al mismo tiempo, tantas horas. Nuestro camarote estaba en el piso 7 y subirnos al elevador era un regalo. La gente feliz no paraba de decirte cosas lindas, aunque no te conocieran.

Rafaella fue la estrella del crucero pues hizo muchísimas amistades.

Todos me la chuleaban y ella como ya sabe decir “Thank you”, se sentía soñada. Por cierto, le quedó un trajecito monísimo de “zumba kids” y fue la locura. Se soltó a bailar en medio de la clase que hicieron en la cubierta del barco, y hasta habló a la cámara.

Me llevé a un camarógrafo de MVSTV y estuvimos enlazándonos en vivo diario a Tu casa TV. El canal tiene unas cámaras con tecnología de punta que tienen el internet integrado, no necesitas conectarte a ninguna red. Fue así como desde las clases, el jacuzzi, la noche de fiesta en pijama, las clases de Beto e instructores estrellas internacionales, a ritmo de Oro sólido y los muchachos del grupo de Wilfrido Vargas, que pude traerle todos los detalles al público de la televisión.

¡A gozar, que el mundo se va a acabar! Ya estamos de vuelta en México lindo y querido con más ganas de seguir moviéndonos a ritmo de zumba, aunque nos hayamos bajado ya del crucero. Nos leemos próximo viernes en El manual de la buena esposa.