Chicas de hoy

Chicas de hoy

770
0
Compartir

Ciudad de México.– “Me gusta este deporte porque te empodera, te hace sentir grande”, dice Scarlett, tras varias respuestas tímidas, y el concepto que pone sobre la mesa tiene que ver precisamente con poderío, con independencia, con la eterna lucha de las mujeres de querer demostrar que están a la par de los hombres en todos los ámbitos, y el deporte por supuesto es el pretexto perfecto y muy a la mano.

Aún en los tiempos actuales se habla del sexo débil, pero este puñado de chicas, que representan a los equipos de Bikini Football Diosas Aztecas y Wild Lovers, aseguran que han demostrado que pueden realizar cualquier actividad a base de perseverancia, disciplina, pero sobre todo seguridad, porque al final cuentan con los mismos atributos que los fuertes de la casa.

Y esta actividad, en la que sobresalen los cuerpos bien trabajados, las figuras diminutas, y los rostros angelicales, pudo cambiar las miradas por los aplausos, por los vítores, dicen las mismas protagonistas, durante una charla con Grupo Cantón, pues igual aclaran que sus pintas son sólo las cerezas o el gancho para ser llamativas ante los ojos de un público siempre cautivo.

“Está divertido, porque si viéramos solamente lo negativo, seguramente no estaríamos aquí; sin embargo, muchos de los chicos que llegan, no todos, y también las mujeres, lo hacen por el morbo de vernos en bikini.

“Ya que están en el partido, hemos logrado transmitirles esa pasión por lo que estamos haciendo, y entonces nos ven de una manera deportiva. Llegan y te dicen: ‘Estás bien bonita’, vamos a dejarlo así, y cuando te ven en la cancha se escucha que gritan: ‘¡Vamos, tú puedes, échale!’, está padre que nosotros logremos brillar más por lo deportivo”, comparte Gio (Giovana Barrera), acerca de la conexión que hacen con la tribuna, aceptando que la muchedumbre, de entrada, se decanta por sus físicos.

DE TODO UN POCO

Entrenamientos diarios de manera individual, un régimen bien establecido según la posición y sus tareas dentro del emparrillado, y prácticas más estratégicas los fines de semana, se rubrican en las bitácoras de quienes se apegaron a este pasatiempo.

Pero a toda esta base, que reflejada en letras se lee tediosa, o más bien complicada, se le tiene que añadir el diario vivir, la esencia de cada una, porque no dejan de ser chavas que alistan otras prioridades igual de importantes.

“Administras tus tiempos, porque muchas somos mamás, tenemos estudios, trabajo, entonces aunque la Liga es preponderante, tampoco podemos descuidar lo que es importante para nosotras”, acepta Yadira López, quien por cierto, ondea la bandera de las Lovers.

“Es complicado, y no; porque por ejemplo yo me llevo a mi hija a los entrenamientos, mi mentalidad siempre ha sido demostrarle que ella puede ser una mujer fuerte, que puede conseguir lo que se proponga, y que siempre la apoyaré, aunque al principio su expresión fue como de: ‘Por qué te pegan mami’, cómo le explicas eso a una niña, eso ha sido difícil.

“En el aspecto pareja, tengo a mi lado a una persona que me apoya y que me impulsa, que me complementa con las tareas de ser papás, porque también es deportista”, cuenta la misma Giovana. UN EJEMPLO Scarlett, quien combina el deporte con su carrera de profesora de nivel preescolar, comparte que algunas veces se ha dado tiempo para mostrarles a sus chavalitos lo que hace dentro de un campo de juego. “Les inculco disciplina a mis pequeños, y a veces les muestro mis videos en donde estoy jugando”.