No inventen

No inventen

592
0
Compartir
Salvador Trejo

Al más puro estilo de la WWE, los directivos de la AAA presentaron al peleador de UFC, Caín Velásquez, como la sorpresa del cartel que ofrecerán en la Triplemanía XXVII el próximo 3 de agosto en la Arena Ciudad de México.

Es cierto que el peleador de Artes Marciales Mixtas de origen mexicano es un atleta de alto rendimiento, pero sigo estando en contra de que se lleven a cabo este tipo de ensayos que lejos de dignificar la lucha libre, la denigran, pues todo mundo se pasa los reglamentos por el arco del triunfo y desde hace mucho tiempo la Comisión de Lucha Libre, que preside El Fantasma, se ha convertido en el juguetito de todos, pues cada quien hace lo que se le da la gana y el presidente de dicha Comisión ni pío dice.

En este caso concreto: ¿No tendría que tener Caín Velázquez licencia de luchador para presentarse en una función de tal magnitud? Porque una cosa es que el gladiador de la UFC tenga conocimiento en lucha amateur y MMA, pero otra es sabérsela partir arriba de un cuadrilátero.

Vamos a ver si a Caín no le tapan la boca La Parka y Psycho Clown, igual que a Los Wapayasos, quienes por andar menospreciando la lucha libre les dieron una zapatiza en el Domo del Parque Solidaridad de Guadalajara, y no creo que les queden ganas de regresar a los encordados, pues aunque ganaron la lucha por descalificación, uno de ellos salió hasta en camilla.

La lucha libre es un deporte que merece respeto y ya es tiempo que se le brinde, alguna autoridad del deporte debería tomar cartas en el asunto e impedir que se sigan llevando a cabo este tipo de inventos.

En otra cosa más agradable, qué gran detalle tuvo Carístico al recordar con una máscara con el logo de los Perros del Mal y una garra de La Jauría a El Hijo de El Perro Aguayo, a cuatro años de sus fallecimiento; aunque fueron acérrimos rivales, el hijo predilecto de Tepito reconoció la grandeza de su rival y eso es digno de admirar. Nos leemos pronto.