Se busca rival

40

Ciudad de México.– En la temporada pasada, los Milwaukee Brewers dieron batalla, pero al final Los Angeles Dodgers se quedaron con el Banderín de la Liga Nacional en siete juegos para llegar por segunda ocasión consecutiva a la Serie Mundial, en la que por cierto volvieron a caer ante el representante de la Liga Americana, Boston Red Sox, pues en su anterior participación, los Houston Astros se quedaron con el cetro.

De hecho, las escuadras de la Americana han ganado cuatro de las últimas seis Series por el Título del Comisionado.

CANDIDATO NATURAL

Y son precisamente los Dodgers quienes se apuntan de nueva cuenta en 2019 para repetir como los monarcas del Viejo Circuito y buscar romper con la malaria de 30 años sin ser campeones de la Major League Baseball (MLB).

La directiva angelina le volvió a confiar el equipo a Dave Roberts y fortalecieron su line up con la contratación de A.J. Pollock, aunado al regreso de Corey Seager, operado del codo. En el bullpen, tal vez el talón de Aquiles de la franquicia, se hicieron de los servicios de Joe Kelly, uno de los mejores relevistas de la Liga.

Si bien dejaron ir a jugadores como Manny Machado y Yasiel Puig, el poder en el bat se mantiene con Max Muncy, Cody Bellinger, Justin Turner y Chris Taylor.

Además, cuentan con una de las mejores rotaciones en la lomita con Clayton Kershaw, Walker Buehler, Rich Hill y Hyun-Jin Ryu.

En su División, la Oeste, no tendrían mayores inconvenientes para conquistarla, los Padres de San Diego se perfilan como la más importante amenaza, con la incorporación de Machado, exdodger.

QUIEREN REPETIR

En la División Central, los Milwaukee Brewers mantuvieron prácticamente intacta la plantilla que sorprendió el año pasado, encabezada por el MVP Christian Yelich, que estuvo cerca de obtener la Triple Corona, además de Travis Shaw, Jesús Aguilar y Mike Moustakas, así como el arribo del cátcher Yasmani Grandal.

Con un bullpen temible con Josh Hader, Corey Knebel y Jeremy Jeffress, los Cerveceros aspiran a volver a pelear por el Banderín de la Nacional.

Si bien sus rivales en el pelotón no lucen con el potencial para arrebatarles la cima, no se puede descartar una sorpresa, pues los Chicago Cubs, aunque en menor número, aún mantienen parte del equipo que conquistó la corona de las Grandes Ligas en 2016. Javier Báez, Kris Bryant, Anthony Rizzo y Willson Contreras a la ofensiva y Jon Lester, Cole Hamels y Yu Darvish en la lomita, buscarán retomar el protagonismo perdido.

Con los Cincinnati Reds, Yasiel Puig y Matt Kemp llegaron para cubrir las esquinas y potenciar el lineup; mientras que los St. Louis Cardinals, que hilan tres temporadas sin Postemporada y los Pittsburgh Pirates que en 2018, por fin lograron una campaña arriba de .500, pero que dejaron ir a Andrew McCutchen y Gerrit Cole, grandes responsables del repunte de los Corsarios, no tienen un futuro muy halagüeño.

BATALLA FEROZ

Fuera de los Florida Marlins, que se encuentran en una muy lenta reestructuración, que colocaría al conjunto en la última plaza de la División, la lucha entre Braves, Phillies, Nationals y Mets será encarnizada por ser líder del Este.

Plagado de un conjunto joven que sorprendió a propios y extraños la temporada pasada, los de Atlanta serán la novena favorita para repetir el título de la División, con el Novato del Año Ronald Acuña Jr, Johan Camargo, Ender Inciarte, Freddie Freeman, Ozzie Albies, aunado a los retornos de Nick Markakis, recuperado de una lesión, y Brian McCann, proveniente de los Houston Astros, así como la contratación de Josh Donaldson, todos liderados por el Manager del Año, Brian Snitker.

Por su parte, los Phillies se hicieron de los servicios de Bryce Harper, el agente libre más cotizado de la pausa invernal, quien formará una tercia de terror en la caja de bateo junto a los maderos de Rhys Hoskins y Andrew McCutchen.

Los Nationals tendrán que basarse en la experiencia de Anthony Rendon, Ryan Zimmerman y Adeam Eaton a la ofensiva, además de confiar en la fortaleza de su cuerpo de lanzadores, con Max Scherzer y Stephen Strasburg, reforzado con Patrick Cobin, Aníbal Sánchez y Jeremy Hellickson.

El conjunto de New York tiene probablemente a la mejor dupla de lanzadores en la MLB, con Jacob de- Grom y Noah Syndergaard, que son capaces de poner a soñar a la afición de la Gran Manzana con la Postemporada.