El turno del Tata Martino

25

Ciudad de México.– Miguel Mejía Barón salió después de Estados Unidos 94; Manuel Lapuente, tras Francia 98; Javier Aguirre, luego de disputar Corea-Japón 2002; Ricardo Antonio La Volpe, al finalizar Alemania 2006; El Vasco Aguirre, quien dobleteó, terminando Sudáfrica 2010; Miguel Herrera, por el altercado con un periodista en el Aeropuerto de Filadelfia (un año después de Brasil 2014), y finalmente Juan Carlos Osorio, pues no renovó luego de Rusia 2018.

En 25 años, seis directores técnicos se hicieron cargo del banquillo de la Selección Nacional, todos entregando los mismos resultados en la Copa del Mundo: Octavos de Final, pues no lograron pasar de esa maldita Ronda.

Es cierto que de cara a la justa realizada en territorio brasileño, José Manuel de la Torre y Víctor Manuel Vucetich tuvieron un paso en el Tri, siendo Herrera su relevo, o que las Eliminatorias para el Mundial asiático comenzaron con Enrique Meza y terminaron con Aguirre, pero la constante ha sido que, a excepción del Piojo, nadie tuvo la posibilidad de mantenerse en el cargo para validar al menos un proceso de ocho años.

En la Federación Mexicana de Futbol (FMF) se optó por alargar un par de mandatos, sin embargo, por alguna u otra razón esto no se dio, y el combinado azteca jamás pudo experimentar los resultados que otorgaría el tener continuidad en el plano estratégico.

Y es después de una larga ruleta de timoneles, que esta noche la escuadra verde probará con un nuevo encargado en el timón: Gerardo Martino, quien de entrada, en los días previos a su debut, ya dio visos de que no será un tipo que negocie los llamados, como sucedió con Jesús Tecatito Corona, pues él los concibe como un premio para quienes son elegibles, y no como una obligación.

TRABAJO

Aunado a la disciplina que Martino le imprimirá al Tri, está el hecho de que la gente que trabaja de cerca con el equipo tendrá que respetar en todo momento la privacidad de los futbolistas; por ejemplo, los tiempos de alimentos serán exclusivos de jugadores y cuerpo técnico.

El trabajo de cancha comenzó con los llamados miniciclos para los elementos que militan en la Liga MX, porque el pampero gusta de ser muy cercano a los protagonistas del juego, para conocerlos y para hablarles en todo momento de lo que se pretende en la táctica.

Incluso, sin importar jerarquías, a excepción de Carlos Vela, a quien considera la pieza más importante de su equipo, a nadie intentará con vencer de que se ponga la verde (o negra), pues el convencimiento de portarla tiene que ser propio.

EL ESTRENO

Las prácticas que se llevaron a cabo en Chula Vista, San Diego, permitieron tener algunas pistas acerca del probable sistema que usará El Tata durante su primera vez al frente del combinado mexicano.

Se prevé una formación 4-3-3 y, en cuanto a los que se perfilan para estar de arranque, las sorpresas apuntarían a Carlos Rodríguez e Isaac Brizuela, este último, está claro, por la ausencia del mismo Corona.

Referente al ataque, como se desveló ayer en esta misma edición, mandará a solo un atacante fijo, y éste será Raúl Jiménez, quien atraviesa por un excelente momento con el Wolverhampton.

EL RIVAL

Chile, durante la Copa América Centenario 2016 realizada también en territorio estadounidense, se convirtió en el verdugo de Martino, y de paso del seleccionado azteca.

En la Fase a matar o morir, México sufrió ante los andinos el peor descalabro en su historia, hablando de compromisos oficiales, pues sucumbió 7-0 en el Levi’s Stadium, ubicado en Santa Clara, California.

De tal suerte, a cargo de la albiceleste, Gerardo perdió la Final de ese mismo certamen ante los chilenos, y un año antes, también con Argentina, sucumbió en la disputa del título con la misma Roja, otra vez en penaltis.

Será el primer ensayo de Gerardo Martino a la cabeza de la Selección Nacional, y la confianza apunta a que, de cero, se puede volver a sonreír y soñar con el añorado quinto partido en la máxima fiesta pambolera.