Quieren ser los aguafiestas

34

Ciudad de México.– Tuvieron que pasar 25 temporadas de la Liga Mexicana de Beisbol (LMB) para que los Tigres de Quintana Roo se quedaran sin la posibilidad de disputar el título del circuito.

Tras el fracaso en el segundo certamen de 2018, la dirigencia encabezada por Fernando Valenzuela, le confió el timón del conjunto de Cancún a Jesús Sommers, quien ha dirigido a escuadras como: Petroleros de Poza Rica, Mayas de Chetumal, Guerreros de Oaxaca, Petroleros de Minatitlán, Toros de Tijuana y Broncos de Reynosa.

El Guapetón, como es conocido el entrenador nacido en Guaymas, Sonora, quiere regresarles el prestigio a los bengalíes.

“No puedo prometer campeonatos, prometo clasificar y una vez que clasifiquemos ya veremos”, asegura Sommers en entrevista con Grupo Cantón.

Y es en esta plática que, el líder de hits en la historia de la LMB, dice que espera una Serie inaugural ante los Diablos Rojos por demás especial, pues La Pandilla Escarlata estrenará nueva casa, con la apertura en juego oficial del Estadio Alfredo Harp Helú, con la exGuerra Civil de la que Sommers espera salir triunfante para arruinar la fiesta que se espera en la capital de México.

“Ésta era una guerra, nosotros tenemos buen equipo, Diablos es muy buen equipo, pero nosotros también tenemos muy buen equipo”, refiere El Rey del Hit, quien, como amenaza a Los Pingos revela cuáles serán sus lanzadores abridores para los tres primeros duelos de la campaña del 2019, ante el acérrimo rival.

“Les voy a soltar tres buenos pitchers: Javier Solano, Carlos Frías y Will Oliver, entonces no la van a tener fácil”.

Además de estos tres serpentineros, que llegan para esta nueva campaña, Sommers presume un equipo poderoso, no sólo para vencer al México, sino para trascender en la Liga y regresar a la Postemporada.

“Ahora tenemos a jugadores como Brian Hernández, en tercera base; Yosmany Guerra, en el short stop; José Manuel Manny Rodríguez, en segunda; Rolando Acosta, en primera; Justin Green, en el jardín izquierdo; Rubén Sosa, en el central; David Harris, en el derecho, tenemos un equipazo, tienen poder con el bat, y corren como demonios, veremos un equipo agresivo”.

Chucho Sommers, quien tuvo la oportunidad de disputar un duelo Clásico Diablos-Tigres como jugador, espera tener un ambiente en el nuevo inmueble como el que vivió en su etapa como pelotero activo con gran presencia de la fanaticada felina.

“Me gustaría que asistieran como antes, 20 o 25 mil, para que vean a su equipo y que vamos a hacer lo humanamente posible porque salgan satisfechos”, sentencia.