Daniela Romo nació para el teatro

Daniela Romo nació para el teatro

558
0
Compartir

La obra Hello Dolly! es una terapia para el estrés de los capitalinos, abrumados por el peso de ser miembros de una población de 25 millones de personas.

La historia es muy conocida, una dama con habilidades extraordinarias para servir al necesitado. Tiene la solución para litigar, buscar préstamos, conseguir esposa, conseguir marido, etc… Una viuda de radiante simpatía que nadie se resiste a su perseverancia, optimismo y gracia. Daniela Romo nos da magia en esta producción de gran calidad, que brilla en todos sus detalles.

Desde la escenografía espectacular, el vestuario, hasta detalles como el programa de mano. Es único. Nos da la estadística de las actrices que han interpretado a Dolly desde 1964 hasta la actual. Es un detalle pocas veces visto en funciones teatrales. Esta producción de Tina Galindo, Claudio Carrera y OCESA, cuida con esmero los detalles y la causa es Tina, dama que está hecha de detalles.

Dolly la presentó por vez primera en México Silvia Pinal, en 1994, a sus 63 años. Y ahora Daniela Romo. Si hubiera que destacar la diferencia de ambas, diríamos el don del canto y la simpatía de Daniela, con la picardía de La Pinal. Las dos son primeras actrices. Inobjetable su calidad.

Vi en escena el encanto de Daniela. Se transforma en Dolly con tanta facilidad y propiedad, que uno se olvida de la actriz y es manipulado por su arte, para convertirse en cómplice de sus travesuras.

Le cuento al lector, en el segundo acto, cuando Dolly empieza a tender sus redes al millonario abarrotero Horacio Vandergelder, el público no para de reír, y va de la carcajada al llanto por el esfuerzo.

Jesús Ochoa es Horacio, la presa jugosa que Dolly, pretende llevarla a su casa y colgarla en la sala como trofeo de una gran cazadora. Ochoa es la segunda vez que trabaja con Daniela, se entienden con tan solo verse. Es estupendo actor y parece que el personaje lo diseñaron para él.

Luego de aplaudir de pie a toda la compañía, uno llega a la conclusión de que Daniela Romo nació para el teatro. Se divierte, lo disfruta y la veo relajada y con una condición física a prueba de 2 horas y media. Recomendación para el buen humor, no se la pierdan.